En Hospitales Angeles estamos trabajando constantemente para brindar a nuestros pacientes información actualizada sobre COVID-19

Actualizada:
 
  • Compartir
  •   
 

La epidemia causada por la COVID-19 ha generado preocupación entre las personas por su posible contagio a través de los alimentos, pero no existe ninguna evidencia al respecto.

A pesar de que el conocimiento sobre este nuevo coronavirus es todavía limitado, se sabe que se transmite de persona a persona y que afecta sobre todo a los órganos del tracto respiratorio, a diferencia de los virus gastrointestinales transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis A.

De ahí todas las recomendaciones que llevamos días escuchando respecto a la necesidad de lavarse las manos correctamente y evitar tocarnos la cara (en especial la boca, nariz y ojos), un gesto que hacemos muchas veces al día sin darnos cuenta.

Por ello, pensar que los alimentos pueden ser una fuente de transmisión parece lógico; sin embargo, no hay prueba alguna que apunte al contagio por esta vía.

Si bien la fuente de la infección inicial en China fue un animal, el virus se está propagando ahora entre las personas, especialmente al inhalar las gotitas presentes en el aire cuando alguien contagiado tose, estornuda o exhala.

Por otra parte, sabemos también que el virus puede sobrevivir en la superficie de los objetos durante un cierto tiempo, lo que no excluye a los alimentos que podemos adquirir en los supermercados.

Entonces, ¿qué ocurre si compramos un alimento que alguien con el virus en las manos lo haya tocado o tosido encima? En este caso, lo mejor es que no te toques la cara y al llegar a casa laves el alimento y, posteriormente, tus manos con agua y jabón.

La probabilidad de que los alimentos transmitan el coronavirus es la misma que con cualquier otro objeto receptor, como prendas de ropa o utensilios. No por el alimento en sí, sino por el contacto externo con el virus, por lo que es importante mantener las medidas de prevención.



 
  • Compartir
  •