Neuroespacio cerebroactivo Cerebro activo Noticias Todas

Cerebro activo

Revista Nature

Así como la actividad física ayuda al corazón a conservarse saludable, el ejercicio mental, nos ayuda a resolver crucigramas y leer, protege al cerebro y retrasa su proceso de envejecimiento. Es cierto que el factor hereditario juega un rol decisivo en el desarrollo de algunas enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, sin embargo cuanto más intensa sea la actividad para el cerebro a través de estimulación intelectual, los daños serán menores en caso de contraerlas.

A continuación, ocho consejos para ejercitar la memoria.

Resolver crucigramas ayuda al cerebro a mantenerse activo. Según un estudio de la Universidad de California, las personas que habían sido más activas mentalmente durante su vida tenían menores niveles de beta amiloide, una proteína destructiva relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Armar rompecabezas o juegos con números, como Sudoku. Actividades cognitivamente estimulantes a lo largo de la vida, especialmente en los primeros años y juventud.

Aprender a hablar nuevos idiomas.  Alternar entre idiomas permite a las personas bilingües ejercitar su mente de manera más eficaz que las personas que hablan uno solo, según especialistas.

Jugar ajedrez.  Estudios revelan que los bancos de memoria del cerebro de los ajedrecistas permanecen activos durante la práctica de este juego y en otras tareas de su cotidiano.

Intentar recordar las noticias del noticiero de televisión o de radio después del fin del programa. Estimula la mente a mantenerse concentrada y a guardar acontecimientos a corto plazo.

Después de ver una película, comentar sobre el tema de la cinta. Relata detalladamente la historia, rescatando las escenas en la memoria.

Leer, leer y leer. Cuánto más activo, más saludable. Lea libros o periódicos, escribe cartas o correo electrónicos.

Mantener una alimentación saludable.  Los que alimentos que contienen ácidos grasos omega 3, presente en pescados y mariscos, mejoran la memoria y combaten la depresión, alteraciones de humor y demencia.

Ejercicio físico y medio ambiente. Es importante mencionar que el ejercicio aeróbico disminuye la pérdida de tejido cerebral que aparece con la edad así como el contacto con un medio ambiente sano y ecológico contribuye a crear un estado de bienestar en el ser humano.