(Fuente:ENFERMEDAD Y CREACIÓN Philip Sandblom)

Se ha hablado mucho sobre la relación entre la creatividad y el trastorno bipolar. Hay muchos artistas que han reconocido tener este trastorno mental. Pero, ¿es cierto que las personas con trastorno bipolar son más creativas?, ¿el trastorno bipolar facilita la creatividad?, ¿la actividad creativa facilita la aparición de psicopatología? Trataremos de responder a estas preguntas.

A lo largo de la historia, el concepto de creatividad se ha ido transformando, desde la consideración de ser un don otorgado a los dioses, hasta una característica personal o un proceso específico. La característica común en todas las épocas es que siempre se ha relacionado con la psicopatología.

Podemos afirmar que el trastorno bipolar tiene dos caras, por un lado está la enfermedad crónica que afecta al estado de ánimo y provoca repercusiones en el ámbito laboral, familiar y/o social. Por otro lado, se ha establecido una asociación entre el trastorno bipolar y la creatividad. Veamos hasta qué punto es cierto.

Sabemos que hay gran cantidad de artistas que padecieron trastorno bipolar y el porcentaje de ellos parece ser más alto que entre el resto de la población, pero no debe interpretarse que el trastorno bipolar incremente la creatividad.

El trastorno bipolar puede facilitar la inspiración, sobre todo en fases maníacas, pero si no se trata adecuadamente puede impedir la regularidad del trabajo.

Durante las fases hipomaníacas y maníacas se incrementa la energía creativa, en cambio durante la depresión la persona puede sentir su creatividad disminuida. Una teoría es que la manía produce una aceleración del pensamiento que permite una mayor generación de ideas, produciéndose una asociación de estas ideas.

La creatividad y el trastorno bipolar es un hecho bastante claro desde el punto de vista histórico pero los mecanismos neuroquímicos no están tan claros. Especialmente, la fase creativa está relacionada con LA DEPRESIÓN, la disminución de catecolaminas parece estar relacionada con una mayor capacidad asociativa. La Manía está relacionada con aumento de la productividad pero es evidente que también con aquello que llamamos inspiración. Un muy buen libro que explora estos aspectos y otros se llama: «Creativity and the Brain», el autor es Kenneth M Heilman.