Todos hemos tenido algún sueño que nos emocionó, nos confundió, incluso que nos asustó o nos pareció una locura y siempre nos queda esa pregunta: ‘‘¿Por qué soñé eso?’’

Para responder esa pregunta hay que comenzar analizando la composición de los sueños, tema que ha sido motivo de estudio por neurólogos durante años. Tras diversos estudios, ahora la neurología ha dado un increíble paso: descubrir de qué se componen estas experiencias que vivimos cada noche, la razón de ver a ciertas personas, estar en esos lugares y las sensaciones por las que pasamos.

En pocas palabras, la zona del cerebro que sabe diferenciar lo que es lógico –la memoria declarativa y la memoria episódica–, está en reposo durante el sueño.

Neuroespacio Imagen-02 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días

¿Cómo pasa esto?

Cuando soñamos, las imágenes que logramos percibir nos parecen desconocidas, pero la verdad es que todos los elementos que participan dentro de nuestros sueños, provienen de recuerdos y experiencias de nuestra realidad.

La memoria declarativa y la memoria episódica (ambas se localizan en el hipocampo), no funcionan en el proceso del sueño y le dejan el camino libre a la memoria implícita; que es una zona donde se almacenan recuerdos que no somos conscientes que existen.

Por ejemplo: cuando escribimos en nuestro smartphone y no prestamos atención a nuestro entorno, estamos accediendo a este tipo de memoria.

Por eso soñar es tan fantástico, ya que todo es posible y lo sentimos de esa forma, no hay lógica o reglas para la mente en ese momento.

Neuroespacio Imagen-02 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días    Neuroespacio Imagen-03 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días

Por eso es posible ver tantas locuras durante los sueños. La neuróloga y neurofisióloga Elena Urrestarazu lo explica de la siguiente manera: “Durante el sueño están más activos los lóbulos temporal y parietal, que son sobre todo los encargados de procesar las imágenes, lo visual, y menos las sensaciones.  La parte del cerebro que sabe qué es la realidad no está activa durante el sueño, y por eso no nos extraña nada de lo que vemos’’.

El sueño es algo natural, necesario y saludable, pues existen indicios sólidos de que dormir y en concreto soñar, son mecanismos necesarios para el proceso de memorización.

Neuroespacio Imagen-02 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días    Neuroespacio Imagen-03 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días    Neuroespacio Imagen-04 ¿De qué se conforman los sueños? Neurociencias todos los días

Los recuerdos que se proyectan por nuestra mente; mientras dormimos, son el resultado de escenas del mismo día, incluso de más tiempo –según estudios de la Universidad Británica de Swansea, pueden ser de unos 5, 6 o hasta 7 días–, y no pueden ser aspectos concretos de la realidad que recordamos, más bien son fragmentarios e ilógicos, están compuestos de memorias abstractas que desconocemos pero aún así las almacenamos en nuestra cabeza.

Gracias a las nuevas técnicas de diagnóstico por imagen y a la tecnología que ha avanzado a pasos agigantados, los neurólogos continúan aportando valiosa información en el campo de la neurociencia.

También te puede interesar:

“Dormir para recordar” https://hospitalesangeles.com/lomas/neuroespacio/todas/dormir-para-recordar/

“El cerebro y el sueño” https://hospitalesangeles.com/lomas/neuroespacio/todas/el-cerebro-y-el-sueno/

Contáctanos: contacto@neuroespacio.com