Hablamos del olvido todo el tiempo. Muchas veces vemos el olvido como algo completamente anormal, como una causa de atención médica, o parte del proceso de una enfermedad. Pero no siempre es así; de hecho el olvidar y el recordar son dos caras de una misma moneda.

En un proceso eficiente de manejo de la información que es muy abundante en nuestro medio ambiente y en nuestra vida, el olvido forma una parte tan importante como el recuerdo.