El cerebro humano trabaja mediante funciones cognitivas que son la base del pensamiento, la acción y la comunicación. Sin estas funciones, no se podría ejercer acciones de la vida cotidiana como: leer, conducir, tocar un instrumento o memorizar un número telefónico.

Básicamente, el desarrollo cognitivo o cognoscitivo es aquello que está relacionado al conocimiento. Se determina como la acumulación de información obtenida mediante un proceso de aprendizaje o experiencias. También se refiere a la capacidad que las personas mantienen para desempeñarse, adaptarse e integrarse a la sociedad y al ambiente. Así pues, el perfil cognitivo de cada individuo depende de los procedimientos intelectuales y conductas que adoptan en su desarrollo e integridad con el entorno.

Se piensa que la memoria es la función cognitiva más utilizada en las actividades del ser humano. Sin ella, no se podría recordar la información que se recolecta día con día.

Neuroespacio Memoria-02 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias

Las principales funciones congnitivas son:

  • Memoria
  • Atención
  • Lenguaje
  • Razonamiento

La memoria y el recuerdo

Gracias a la memoria podemos tener recuerdos, conocimientos y aprendizajes; diversas investigaciones determinan que la memoria se origina a partir de un grupo de neuronas que forman una red que se repite constantemente. Otra teoría, revela que la memoria se crea por la carga emocional que se genera en el grupo de neuronas. A través de estos grupos de neuronas se conforma la memoria y gracias a ella, se desarrollan otras actividades cognitivas básicas en los individuos como: calcular mentalmente, memorizar una canción o razonar. En concreto, lo que hace singular a la memoria es que puede estar activa todo el tiempo, de manera voluntaria o no.

Todos los individuos cuentan con distintos tipos de memoria: sensorial, corto y largo plazo, episódica, semántica y procedimental.

Neuroespacio Memoria-02 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias    Neuroespacio Memoria-03 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias

Olvidos y deterioro cognitivo

Estudios aseguran que la pérdida de memoria relativa comienza por olvidos ligeros o por descuidos relacionados con el alto nivel de estrés, tensión o ansiedad, al que están sometidos la mayoría de las personas. En algunos casos, los descuidos no presentan gravedad; sin embargo, en ocasiones pueden ser síntomas de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la Demencia.

En el artículo de “Olvidos Cotidianos” de Neuroespacio, se afirma que una causa de los olvidos cotidianos, es la ubicación espacial, ya que la memoria se codifica en un lugar geográfico determinado; motivo que no representa mayor gravedad. Por el contrario, cuando el deterioro cognitivo va en aumento, puede ser un factor de riesgo. En este caso, los científicos pueden diagnosticarlo mediante estudios de la memoria, vocabulario y la respuesta a problemas de escritura y semántica. 

El deterioro cognitivo puede tardar de 20 a 30 años en manifestarse.

Neuroespacio Memoria-02 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias    Neuroespacio Memoria-03 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias    Neuroespacio Memoria-04 ¿Cómo entrenar a tu memoria? Noticias

Entrenamiento eficaz para la memoria 

El ser humano confía en su memoria, a pesar de que es vulnerable a presentar olvidos constantes. Por ello, se debe mantener un entrenamiento diseñado en aumentar la calidad de la memoria. Ejercitar la memoria ayuda a no olvidar lo importante para las personas y a generar nuevos conocimientos que nutran las funciones cognitivas.

Como toda disciplina deportiva, el entrenamiento de la memoria requiere esfuerzo y deseo de superación.

Enumeramos un par de tips para mantener activa la memoria:

  • Cambiar la rutina

Modificar los hábitos ayuda a ejercitar la memoria. Acciones sencillas como: cambiar la ruta de regreso a casa o el trabajo, cepillarse los dientes y comer con la mano contraria e invertir los pasos durante la ducha, funcionan para hacer trabajar a la memoria.

  • Ampliar actividades de aprendizaje

Para estimular el cerebro y el conocimiento, se sugiere invertir tiempo en actividades extras como: bailar, practicar un deporte, aprender un idioma y visitar exposiciones lúdicas.

  • Aprender juegos mentales y de lógica

Para retener información y fortalecer la capacidad de recordar, se sugiere aprender juegos que impliquen estrategia mental, como el ajedrez y las cartas.

  • Hidratar cuerpo y mente

Mantener una hidratación es fundamental para perfeccionar las condiciones del organismo y así, incrementar la concentración.

También te puede interesar:  Olvidos cotidianos. ¿Son normales? ¿Cómo se llama mi nieta?” https://hospitalesangeles.com/lomas/neuroespacio/todas/olvidos-cotidianos-son-normales-como-se-llama-mi-nieta/

Contáctanos: contacto@neuroespacio.com