También conocido como edema endolinfático, es una de las causas más comunes de la perdida de la audición. Prosper Ménière, médico de origen francés, fue el primero en describir este síndrome en 1861.

Síntomas

Generalmente se presenta vértigo, mareos, zumbidos, fluctuaciones en la capacidad auditiva y sensación de dolor en el oído afectado.

El vértigo es el síntoma más debilitante al manifestarse pérdida del equilibrio, obligando al afectado a recostarse.

Neuroespacio meniere-02 Enfermedad de Ménière Padecimientos

El vértigo es el síntoma más debilitante al manifestarse pérdida del equilibrio, obligando al afectado a recostarse. Estos ataques de vértigo pueden producir también náuseas severas, vómito y sudor. Pueden presentarse de manera repentina y prolongarse por horas.

La frecuencia de los ataques varía de persona en persona. Hay quienes pueden experimentar algunos ataques a lo largo de un año mientras que en casos más severos; éstos se pueden presentar cotidianamente y durante todo el día; incluso sufrir intensos zumbidos mientras duermen.

Otros síntomas menos frecuentes de esta enfermedad son: dolores de cabeza, malestar abdominal y diarrea.

Causas

Actualmente se investiga la relación de factores externos como la contaminación por ruido e infecciones virales, así como algunos factores biológicos.

La enfermedad de Ménière se describe como la inflamación del tejido membranoso en una porción del oído interno llamada Laberinto.

Neuroespacio meniere-02 Enfermedad de Ménière Padecimientos    Neuroespacio meniere-03 Enfermedad de Ménière Padecimientos

El Laberinto, es la estructura que nos da la sensación de equilibrio y funciona como el acelerómetro de nuestros dispositivos móviles. Pero a diferencia de éste, el Laberinto utiliza líquido endolinfático. Cuándo el líquido se desplaza dentro del laberinto membranoso, éste envía señales al cerebro que registran el movimiento de nuestro cuerpo.

También se piensa que una ruptura en el laberinto membranoso permite que el líquido endolinfático se mezcle con el líquido perilinfático produciendo los síntomas señalados.

Diagnóstico

La medición del grado de pérdida auditiva es el principal indicador en el diagnóstico de esta enfermedad.

Los estudios indicados para tal medición son: exámenes de audición y balance, imágenes obtenidas por resonancia magnética (MRI) y electrococleografía (registro de la actividad eléctrica en el oído interno en respuesta a sonidos).

Debido a que el crecimiento de un tumor puede provocar síntomas similares a la enfermedad de Ménière, las imágenes de resonancia magnética son una prueba útil para determinar si un tumor es la causa del vértigo y la pérdida auditiva.

Tratamiento

Desafortunadamente no existe cura para esta enfermedad. Las cirugías de oído implican un alto riesgo de perdida de la audición, por lo que no se recomiendan. Las terapias médica y de comportamiento son efectivas para el control de los síntomas.

Las terapias médica y de comportamiento son efectivas para el control de los síntomas.

Neuroespacio meniere-02 Enfermedad de Ménière Padecimientos    Neuroespacio meniere-03 Enfermedad de Ménière Padecimientos    Neuroespacio meniere-04 Enfermedad de Ménière Padecimientos

También se indica la reducción en el consumo de cafeína, alcohol, tabaco y sal, para disminuir los síntomas. El uso de medicamentos para controlar alergias, reducir la retención de líquidos o para mejorar la circulación de la sangre en el oído interno, también son de ayuda.

No obstante, existen tres tratamientos quirúrgicos para corregir esta condición. El más frecuente es la inserción de un minúsculo tubo de silicona en el oído interno para drenar el exceso de líquido.

Neurectomía vestibular. Consiste en realizar el corte del nervio vestibular que afecta el balance, para evitar el envío de mensajes distorsionados al cerebro. Sin embargo, la proximidad a los nervios auditivos y faciales elevan el riesgo asociado a este procedimiento.

Laberintectomía. Consiste en extirpar el laberinto membranoso provocando la pérdida total y permanente del oído. Además, este procedimiento podría provocar otros problemas de balance.


Si requieres más información al respecto de este padecimiento o te interesa consultar con alguno de nuestros especialistas, envíanos un correo a contacto@neuroespacio.com