“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es. Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo”. Otelo: El Moro de Venecia.

Las relaciones sentimentales son parte de las experiencias que enmarcan la vida de las personas. Buenas o malas, aportan aspectos que llegan a influir en la personalidad y el alma de los humanos. Durante la relación surgen diversas actitudes, positivas o negativas, que determinan la estabilidad y curso de la relación; una de ellas son los celos. Este tipo de conducta humana se construye de temor e inseguridad y surge ante la posibilidad de perder a nuestra pareja sentimental, bajo el pensamiento de que ésta se interese en otra persona.

Como cualquier otro tipo de conducta, los celos pueden manifestarse de forma espontánea y natural, por lo que en pequeñas dosis se considera un acto normal que puede controlarse y modificarse. La situación es preocupante cuando se convierte en una constante que afecta el equilibrio y solidez de la relación.

 Control y dominio sobre la pareja son factores de riesgo para la estabilidad emocional.

Neuroespacio Celopatía-02 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA

Nivel de gravedad de los celos

Dependiendo de la gravedad, los celos pueden convertirse en un comportamiento anormal que aumenta la probabilidad de desencadenar síndromes dañinos para la salud como el Síndrome de Otelo o Celopatía. 

Los tipos de celos y su nivel de gravedad se determinan de acuerdo a las conductas que las personas adoptan:

  1. Conducta normal: De vez en cuando sienten celos por una situación específica, pero este   sensación mantiene una duración breve, es decir, no existe condición hacia la otra persona.
  2. Conducta anormal (Tipo 1): Se desarrolla más la personalidad inestable. En este nivel, las personas generalmente se comportan celosas todo el tiempo; por tanto, los vínculos que sostiene se vean afectadas.
  3. Conducta anormal (Tipo 2): En esta etapa las personas padecen celos desmedidos. Muestran inseguridades todo el tiempo y desarrolla dependencia en la relación.
  4. Conducta anormal (Tipo 3): La persona comienza a presentar ideas delirantes y poco control de las emociones. A este padecimiento se le conoce como Síndrome de Otelo o Celopatía.

Los celos en la dramaturgia

Con respecto al nombre del Síndrome, éste hace referencia a la obra Otelo: El Moro de Venecia, tragedia escrita alrededor de 1600 por el dramaturgo inglés William Shakespeare. En esta obra dramática se relata la historia de Otelo, un militar de alto rango y moro al servicio del gobierno veneciano, quien vive obsesionado y desesperado por los celos.

En el relato su ayudante Yago se encarga de sembrar en el corazón de Otelo no sólo la duda, también la convicción equivocada de que el amor de éste, Desdémona, le es infiel. Por esta razón, los celos se imponen sobre la razón de Otelo y provocan que estrangule a Desdémona. Finalmente, Otelo decide suicidarse con su espada.

Es difícil hallar causas específicas que originan el Síndrome de Otelo. Sin embargo, algunos expertos lo asocian con enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer.

Neuroespacio Celopatía-02 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA   Neuroespacio Celopatía-03 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA

Los celos no son la única causa

Debido a que el área cerebral aún es un sector de la ciencia en desarrollo, es difícil concretar las causas del padecimiento. También influye el hecho de que no se han logrado encontrar causas fisiológicas que originen la afección.

Algunos expertos consideran que el problema está en el cerebro, sin embargo, otros lograron asociarlo con enfermedades de agentes externos que pueden generarlo. Entre las enfermedades asociadas se encuentran las dos neurodegenerativas más conocidas: Parkinson y el Alzheimer. Por otro lado, los factores externos pueden ser síntomas de esquizofrenia o problemas por abuso de alcohol o drogas.

Las personas que padecen Celopatía no son conscientes de que tienen un problema, por lo que no pueden controlar sus emociones, pensamientos y sentimientos.

Neuroespacio Celopatía-02 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA   Neuroespacio Celopatía-03 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA   Neuroespacio Celopatía-04 Síndrome de Otelo o Celopatía Padecimientos  SALUD MENTAL NEUROPSICOLOGÍA

Los síntomas son evidentes

La mayoría de las personas reconocen sin dificultad actitudes anormales por parte de su pareja; no obstante, son incapaces de identificar la gravedad del problema y actuar antes de que la situación se convierta en un problema de riesgo para la salud.

Las personas con Síndrome de Otelo o Celopatía, difícilmente están conscientes de su afección. Al tratarse de un trastorno mental, desconocen lo qué les sucede. Por consecuencia, actúan únicamente bajo el impulso que les generan los celos.

Los síntomas frecuentes son:

  1. En algunas ocasiones, las personas inventan una tercera persona en la relación sin necesidad de haber experimentado problemas de infidelidad.
  2. La percepción de la realidad es totalmente errónea.
  3. Suelen invadir la privacidad y el espacio personal de su pareja por lo que intentan controlar sus movimientos.
  4. Surge la manipulación como arma. De manera que, persiste la desconfianza a través de cuestionamientos incómodos.
  5. Buscan constantemente “pruebas falsas” para afirmar su teoría de engaño.

Modificar este padecimiento es posible cuando la persona afectada comienza un tratamiento basado en el asesoramiento de especialistas en Neuropsicología. En el Departamento de Neurociencias de Hospital Ángeles Lomas, la Dra. Ma. del Rocío Ibarra Rodríguez es especialista en terapia de orientación sistémica y evaluación neuropsicológica, vocacional y de personalidad de niños y adultos.

En definitiva, controlar los celos es posible, basta darle la vuelta de forma positiva y tomarlos como una oportunidad para recapacitar sobre lo valioso que es mantener una relación de pareja sana. En ocasiones, los celos en dosis menores contribuyen a sentirnos queridos e importantes, por tanto es esencial aprender a contrarrestar los impulsos y no pretender dominar el afecto de los demás.

Contáctanos: contacto@neuroespacio.com