El Sistema Nervioso Central

El Sistema Nervioso Central recibe y procesa las sensaciones recogidas por los diferentes sentidos. Se constituye por el encéfalo, la médula espinal y transmite las órdenes de respuesta de forma precisa a los distintos órganos.

Las células que forman el sistema nervioso dan lugar a la sustancia gris, constituida por los cuerpos neuronales y la sustancia blanca, formada principalmente por las prolongaciones nerviosas (dendritas y axones), cuya función es conducir la información.

El Sistema Nervioso Autónomo

El Sistema Nervioso Autónomo o Vegetativo es la parte del Sistema Nervioso encargada de la regulación de las funciones vegetativas (respiración, digestión, circulación, excreción, etc.) que no está sometido a la voluntad. Está compuesto por el Sistema Simpático y Parasimpático.

El Simpático consta de dos cadenas de 23 ganglios situados a lo largo y a los dos lados de la columna vertebral y que regulan la respiración, la circulación, las secreciones y en general todas las funciones relacionadas con la nutrición.

El Sistema Nervioso Periférico

Es la parte del Sistema Nervioso que está afuera del cerebro y médula espinal. Éste sistema está conformado por los 12 nervios craneales y los nervios espinales con sus respectivas raíces. Su función es conectar al Sistema Nervioso Central con los órganos sensoriales y con otros órganos del cuerpo, como músculos, vasos sanguíneos y otros.