Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que existen a nivel mundial 400 millones de personas que sufren trastornos mentales, la gran mayoría no recibe el tratamiento adecuado, a pesar de que la salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad adulta.

Pero, ¿qué es la salud mental? Se trata de un concepto creado para establecer el bienestar físico, psicológico y social de las personas. La salud mental es la forma en la que pensamos, sentimos y actuamos; nuestra relación con el mundo exterior. En sentido práctico: sentirnos bien en todas nuestras funciones cerebrales importantes.

La salud mental es algo que todos deseamos para nosotros mismos. Cuando hablamos de tranquilidad, felicidad y capacidad de goce o satisfacción, estamos nombrando las características más importantes de este concepto.

Su importancia

La salud mental y la salud física son inseparables. Un individuo sano se puede determinar en muchos sentidos, esto quiere decir que su organismo funciona bien, se relaciona adecuadamente con los demás, es productivo, le gusta aprender, es sociable y, sobre todo, busca su bienestar y felicidad.

Si lo vemos desde el sentido opuesto, las enfermedades mentales provocan sufrimiento y, en ocasiones, discapacidad. Es comprensible que a veces las personas se sientan tristes, pero cuando existe una sensación exagerada ante un evento que no debe tener una respuesta en esa magnitud, probablemente nuestra salud mental se encuentra afectada.

¿Qué está sucediendo?

El aumento de casos de personas con trastornos mentales en el mundo se ha incrementado debido a que, a pesar de contar con tratamientos adecuados, la mayoría de estos pacientes no acude con un profesional de la salud. La estigmatización, la discriminación y la indiferencia impiden que la atención y el tratamiento alcancen a todos los afectados.

Existe un amplio abanico de enfermedades mentales, pero las más frecuentes son: depresión, fobia, ataque de pánico, epilepsia, psicosis, trastornos de la personalidad y  esquizofrenia, entre muchas otras. Asimismo, la OMS considera el alcoholismo y las adicciones como trastornos mentales, que además acarrean otros importantes problemas de salud.

Las razones por las que estos padecimientos van en aumento en la población son, entre otras: el envejecimiento de la población, los conflictos bélicos, catástrofes naturales, tensiones familiares, adversidades económicas (pobreza) y el estrés cotidiano.