TELÉFONO: (55) 5246 5000   URGENCIAS: (55) 5246 5092    (55) 5246 5093
SERVICIOS


Centro de Apoyo Emocional y Afectivo

Los niños enfermos que son hospitalizados padecen, además de su enfermedad, un sufrimiento psicológico y social por el cambio generalizado en su vida cotidiana que ello conlleva, a que puede presentarse repentinamente o de manera programada y crónica. La hospitalización crea una situación irregular y extraordinaria en su vida y en su bienestar personal, así como en su núcleo familiar y social primario.

Tomar conciencia de esta problemática es lo que llevó a pensar para crear un programa especial que planteara  una estrategia terapéutica para apoyar a los niños enfermos y a su núcleo familiar durante el tiempo de hospitalización y es así como nace este programa con el cual han sido atendidos más de 13,000 pacientes que han regresado a sus hogares sin tener un trauma hospitalario.

El programa  sitúa al niño hospitalizado  como el centro de su tarea terapéutica.

Nace en el año de 1999,  basado en una estrategia terapéutica lúdica.

Objetivo General

Lograr que los  niños hospitalizados encuentren el apoyo necesario para manejar los temores que surgen de su internamiento, para que puedan ver el momento como una experiencia no siempre amenazante.

Generar en enfermedades crónicas y prolongadas un acompañamiento, trabajando en las emociones del niño logrando que expresen sus sentimientos, temores, angustias y dolores para atravesar el proceso al que se enfrentan.

Apoyar a los Padres de Familia y hermanos durante la enfermedad.

Objetivos Específicos
 

  • Ofrecer a cada paciente una estrategia lúdica, musical, emocional y pedagógica, contemplando el  tiempo de su estancia hospitalaria como  una extensión de su hogar, para poder enfrentar esta etapa acompañada y apoyada por todos los que lo rodean.
  • Lograr la satisfacción de los pacientes pediátricos hospitalizados y sus familiares.
  • Identificar si existe alguna problemática  emocional especifica relacionada con el problema de salud de cada paciente atendido.
  • Mantener  la  autoestima  de los niños elevada a través del juego.
  • Establecer una relación afectiva de equipo multidisciplinario  entre médicos, pacientes, enfermeras, y  personal de salud.
  • Apoyar a los padres de familia, hermanos, familiares cercanos o amigos en los momentos difíciles que pasan durante la hospitalización.
  • Despertar en el paciente la inquietud y responsabilidad de cuidar su salud reforzando que ellos son  muy importantes, creando una conciencia de auto cuidado.


Políticas Generales

Todos los niños que ingresen al Hospital sin importar el área en la que se encuentren, serán visitados por el personal del Centro de Apoyo Emocional.  Ofreciendo  con una actitud de calidad en el  servicio el soporte a través de una relación adecuada  con los familiares basados en: 
 

  • Afecto: Establecer un vinculo afectivo hacia el paciente y una relación que transmita seguridad y confianza.
     
  • Motivación: Generar nuevas inquietudes, intereses y dudas y mantener vivo el entusiasmo en la medida posible.
     
  • Recepción: Estar abierto a las preguntas de los niños (con previa autorización de los padres) y respondiendo a las preguntas de lo que el paciente sabe acerca de su padecimiento.
     
  • Orientación: Poner al alcance de los pacientes los recursos y los medios necesarios para que sean ellos los que descubran la importancia de su protagonismo ante su enfermedad.
     
  • Dinamismo: Involucrarse de manera activa, conocedor de los recursos  que ofrece el Centro. Crear encuentros entre pacientes con enfermedades similares y no contagiosas.
     
  • Observación: Ser intuitivo para captar actitudes, dificultades o problemas de los pacientes y satisfacer las necesidades emergentes que surjan. Tener entrenamiento en la observación del paciente.
     
  • Coherencia: Ante el grado de enfermedad que este presentando el paciente, se deberán adecuar las actividades.
     
  • Flexibilidad: Adaptarse a las situaciones, admitir modificaciones o propuestas sugeridas por el niño enfermo, sus padres y otros colaboradores del equipo de salud.
     

Brindar una atención personalizada, evitar la uniformidad del rol que desempeñamos en cada paciente. No olvidar que cada niño o adolescente es único e irrepetible y que se debe respetar su ritmo personal, así  como sus creencias religiosas y puntos de vista.

De la misma forma se trabaja con los pacientes que tienen una enfermedad contagiosa, que se encuentren en Unidades Especiales que  les impida visitar el Centro, llevando el material a sus habitaciones. 

Cabe mencionar que los pacientes que han estado hospitalizados y que han recibido atención personalizada a través  con el programa lúdico y con apoyo emocional, se han visto beneficiados como lo refleja el bienestar emocional, mental y físico alcanzado por ellos.

Dentro de la terapia de juego, se evalúa claramente y de manera positiva las conductas expresadas. Los juguetes cumplen la función de suscitar y liberar ciertas conductas que están provocando un malestar.

Cuando se habla el mismo idioma que el niño, se logra la comunicación y las empatía. Siendo el juego uno de los idiomas del niño, el apoyo emocional y lúdico ha sido un acierto en el tratamiento de los niños con los que he trabajado durante su hospitalización.

He notado que la calidad de vida mejora, los pequeños son capaces de reírse, de cuidarse, de sentirse importantes, especiales y muy queridos dentro del Hospital.

Se ha dado atención a  mas de 13,000 pacientes pediátricos y he tenido el honor de acompañar a 34 niños a morir con dignidad y paz.
 

 

 

Jefe del Servicio:
Lic. Sofy Mercado Sacal