Resultados de Laboratorio

 

 

Consecuencia del uso de laxantes para adelgazar


Diarrea o estreñimiento crónico, deshidratación, pérdida del control sobre el esfínter anal, anemia, entumecimiento y calambres de extremidades, depresión, alteraciones hormonales, arritmias y hasta un infarto al corazón que lleve a la muerte, son las principales complicaciones que se pueden presentar por el uso indiscriminado de laxantes, practica común entre las jovencitas que buscan adelgazar o bajar de peso.

Esta conducta nociva afecta más a la mujer que al hombre, en proporción de cinco a uno, principalmente por los prototipos de belleza que actualmente se difunden, lo que motiva a las jovencitas y hasta a las niñas a estar extremadamente delgadas, incluso, a costa de su propia salud.

Los especialistas mencionan que esta práctica es aún más peligrosa en la etapa puberal, entre los 13 a 15 años de edad, ya que existe alto riesgo de sufrir trastornos hormonales que pueden ocasionar, por ejemplo, que no concluya el crecimiento completo de las glándulas mamarias; lo mismo sucede con la talla, por lo que son mujeres que llegan a quedar más pequeñas de estatura que la que hubieran tenido.

En la mujer adulta puede ocasionar problemas temporales para embarazarse, aunque el abuso de laxantes es más frecuente entre los 15 y los 20 años.

Los laxantes más frecuentes son de origen homeopático, de hierbas, cápsulas, leche de magnesia así como la ingesta de aceites (resina y oliva), todos ellos son productos que en exceso alteran todo el sistema digestivo, lo cual condiciona diversos malestares. Algunas de estas prácticas se conocen como “purgas”.

Estos patrones de conducta anteriormente sólo se presentaban en grupos con alto nivel socioeconómico, sin embargo en la actualidad se practica en todos los estratos sociales, ya que existe una gran variedad de laxantes a precios accesibles. Además su venta es indiscriminada, pues no se requiere de receta médica para su adquisición.

Explican los expertos que muchas de estas jovencitas tienen tendencia a la anorexia nerviosa o bulimia, ya que son personas que después de comer se sienten culpables por ingerir alimentos, por lo que se provocan el vómito o tienen el deseo de utilizar laxantes.

El uso indiscriminado de laxante ocasiona un ciclo vicioso, debido a la dependencia que se produce en el organismo de estas sustancias para poder evacuar, incluso, llegan a consumir grandes cantidades de estos productos o lo sustituyen por otros más fuertes.

Los padres de familia deben estar alerta en la conducta de sus hijas, sobre todo en la alimentación, ya que muchas veces estos malos hábitos del abuso de laxantes lo practican a escondidas, y es hasta que se observan graves cuando se dan cuenta del gran problema, por el intento o el deseo de la jovencita de conservar una extrema delgadez.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO