Resultados de Laboratorio

 

Vida Sana  

Aromaterapia


Los aceites esenciales son la sustancia vital de las flores y plantas aromáticas en una forma condensada. Estos aceites pueden ser utilizados a través de la aromaterapia para tratar enfermedades que van desde pequeñas infecciones, trastornos de la piel, estrés, hasta inmunodeficiencias. La aromaterapia es una rama de la medicina herbolaria que se utiliza en toda Europa, siendo Francia el país donde más se practica.

Las moléculas aromáticas que interactúan con la parte superior de la cavidad nasal emiten señales que son modificadas por diversos procesos biológicos.

¿Cómo funciona?

Funciona por la composición química de los aceites esenciales, los cuales tienen propiedades farmacológicas. La facilidad de absorción en la piel permite que los aceites esenciales actúen en todo el cuerpo, equilibrando y armonizando todo el sistema a través de los canales energéticos como la circulación sanguínea, las células, los tejidos, los órganos, etc.

Padecimientos en los que se obtienen beneficios

Aceites esenciales utilizados en aromaterapia

Los aceites esenciales provienen de las flores, frutos, hojas, raíces, semillas y de la corteza de los vegetales, lo que quiere decir que son productos naturales.

Entre los más usados con fines terapéuticos están:

  • Eucalipto
  • Siempreviva
  • Geranio
  • Lavanda
  • Mandarina
  • Palmarrosa
  • Menta
  • Manzanilla
  • Romero
  • Arbol del té

La mejor manera de adquirir los aceites esenciales para la aplicación de aromaterapia, entre la gran variedad que hay en el mercado, es acudiendo con un especialista para garantizar su pureza y así obtener mejores resultados.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del paciente y del profesional de salud en aromaterapia. Los beneficios de esta terapia pueden obtenerse por medio de la inhalación de las esencias, a través de la aplicación externa o la ingestión, siempre y cuando sea bajo supervisión.

La aromaterapia se puede combinar con el masaje, ya que ayuda a la mejor penetración en la piel.

Algunos otros métodos en los que se pueden aprovechar mejor los aceites esenciales son las compresas, aplicación y al tomar baños de tina.

Prevención

  • Las mujeres embarazadas deben evitar algunos aceites como el ciprés, albahaca, toronjil, sábila y tomillo.
  • No ingerir aceites esenciales sin la supervisión de un profesional de salud calificado.
  • Se debe hacer una prueba antialergia antes de aplicar el aceite en todo el cuerpo.
  • Mantenga los aceites esenciales fuera del alcance de los niños.
  • No sature de aromas la habitación de los niños pequeños a menos que se utilicen aceites diluidos.

Discuta con su médico la utilidad de éstas y otras terapias alternativas.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO