La gripe, infección frecuente

La gripe o influenza es, al igual que el catarro común, una infección aguda de las vías respiratorias altas provocada por un virus; el responsable de esta enfermedad es el virus de influenza, del que existen 3 tipos denominados A, B y C. El que afecta con mayor frecuencia y severidad al ser humano es el tipo A.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

Las principales molestias son: dolor de cabeza (Cefalea), dolor de huesos, músculos y articulaciones (Mialgias y artralgias), malestar en general, fiebre (que puede llegar hasta 39 grados centígrados) y tos. También se puede presentar obstrucción y secreción nasal clara (Rinorrea hialina), así como estornudos repetidos y dolor de garganta.

Su duración aproximada es de 7 a 10 días, aunque una vez que dichos síntomas desaparecen, en algunos casos puede persistir debilidad, tos y desgano por 2 a 4 semanas.

¿Por qué es importante diferenciar la gripe del catarro común?

La importancia se debe a que la influenza es más incapacitante y agresiva que un catarro común; además, suele complicarse con mayor frecuencia y provocar infecciones severas en vías respiratorias bajas; afortunadamente, en la actualidad, existe una vacuna contra esta enfermedad, la cual puede salvar muchas personas cada año.

¿La vacuna contra la Influenza o gripe es 100% efectiva?

Su efectividad radica entre el 98 y 99%, aproximadamente; es decir, de cada cien pacientes vacunados, sólo dos presentan gripe a pesar del uso de la vacuna. Esto se debe a varias causas, por ejemplo: algunas personas no desarrollan una respuesta inmune efectiva, lo cual es poco probable, o bien, si el paciente ha contraído una infección viral de influenza por virus de cepas diferentes a las que contenía la vacuna que se le aplicó y, por tanto, no estaba protegido contra ese virus.

Si los síntomas de la enfermedad se presentaron inmediatamente después de la aplicación de la vacuna, existe la posibilidad de que no haya sido una infección real, sino efectos adversos por la aplicación de la vacuna.

¿Por qué no fabrican una vacuna que contenga protección para todas las cepas de virus de influenza y no sólo para unas cuantas?

La vacuna para influenza sólo contiene antígenos de tres cepas de virus, habitualmente dos, de tipo A y uno de tipo B. No se fabrican vacunas contra todos los subtipos de virus debido a que éstos tienen la particularidad de mutar frecuentemente, con lo que logran evadir los mecanismos de defensa de nuestro organismo.  

Al momento de fabricar las vacunas se seleccionan las cepas de los virus que se prevén van a provocar epidemias cada año, sin embargo, estos pronósticos pueden fallar y, por lo tanto, la vacuna no puede ser tan efectiva en algunos casos;  además, entre más cantidad de antígenos contenga una vacuna son mayores las posibilidades de provocar reacciones adversas en el organismo, por lo que no se pueden incluir los más de 15 subtipos de virus en una vacuna.

Por otra parte, es importante mencionar que esta vacuna es 100% segura, ya que no puede provocar infección gripal porque no contiene virus vivos, sólo contiene fragmentos o virus atenuados que no causan enfermedad.

Asimismo, es necesario comentar que todo medicamento o sustancia ajena al organismo puede provocar molestias o síntomas inesperados, debido a defectos o impurezas en los medicamentos, o bien, por susceptibilidad propia de cada organismo. De tal modo que se pueden presentar algunas reacciones severas que, en ocasiones, se confunden con la propia enfermedad.

Dr. Francisco José Gallardo Ollervides
Otorrinolaringólogo
Hospital Angeles Mocel


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO