Resultados de Laboratorio

 

Vida Sana  

Atención psicológica en el control de la obesidad


Hasta 45% de los pacientes que sufren problemas de obesidad combinada con otras enfermedades como diabetes o hipertensión arterial llegan a padecer también depresión derivada de esos padecimientos, según estudios.

La depresión por obesidad afecta sobre todo a mujeres, con una proporción de dos por cada hombre. Los especialistas precisan que la obesidad es un grave problema de salud pública en México, ya que además de ser factor de riesgo de enfermedades mortales como las cardiovasculares, el cáncer y la diabetes, es desencadenante de trastornos psicológicos que afectan la calidad de vida y el dinamismo social de la persona, lo que puede impedir obtener resultados favorables en la disminución de peso.

Ante esta situación, destaca la necesidad de no sólo tratar la enfermedad en el área física, sino también en el aspecto psicológico. Las principales dificultades que enfrenta el paciente con obesidad para iniciar y después mantener un tratamiento son sus emociones, la impulsividad de comer, los antojos o los viejos hábitos como el sedentarismo y tabaquismo.

La depresión

En un paciente obeso, la depresión se manifiesta a través de pensamientos negativos, minusvalía, falta de ánimo e inactividad física, que lo hacen incapaz de luchar contra su sobrepeso. La depresión es causa de recaída de una persona que se somete a tratamiento para su obesidad. Por ello, un paciente con ambas patologías requiere atención integral de un psiquiatra o psicólogo, quien determine si necesita o no algún fármaco para su tratamiento.

Asimismo, los estudios revelan que el buen funcionamiento del metabolismo y el control de la obesidad en el paciente requieren cambiar los patrones de educación alimenticia, que incluye reducción de grasas en alimentos e incremento de fibras y proteínas, así como actividad física, combinado con el uso de medicamentos adecuados, seguros y eficaces.

Los expertos precisan que una persona obesa sabe que debe bajar de peso y cambiar sus hábitos, pero está convencida que ello implica restricción en el placer de comer y, por otro lado, el ejercicio lo considera fastidioso y aburrido.

La dieta

Por lo general, el paciente con problemas de exceso de peso busca bajarlo por motivaciones de corto plazo, ya que se aproximan las vacaciones, algún evento social o familiar o bien, porque después de varios años con este problema, presenta enfermedades como diabetes e hipertensión.

El problema también radica en que usualmente ha probado múltiples dietas o ???productos mágicos???, sin haber logrado el resultado esperado, incluso la mayoría de veces sube más que cuando empezó ???la dieta???.

Además, siempre exigen resultados inmediatos, por ejemplo bajar muchos kilos rápidamente sin esfuerzo, ni restricciones en el tipo y cantidad de alimentos y ejercicio, tal y como lo promueven los medios de comunicación.

Sin embargo, la persona debe estar consciente que la obesidad es una enfermedad clínica y, como tal, debe tratarse con un plan alimenticio, ejercicio y, en algunas ocasiones, medicamentos.

El Instituto de Obesidad y Síndrome Metabólico cuenta con un reconocido grupo de especialistas en apoyo psicológico para el control y pérdida de peso.

Visite la página: Instituto de Obesidad y Síndrome Metabólico de Hospitales Angeles.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO