Resultados de Laboratorio

 

 

La maleta del parto: diez cosas que no pueden faltar


Unos 20 días antes a la fecha prevista para el parto es tiempo suficiente para preparar la maleta que vas a llevar al hospital, teniendo en cuenta que el procedimiento se puede adelantar. Tampoco lo dejes para el último día, porque una vez llegado el momento, será difícil que tengas el tiempo y la calma para acordarte de todo lo que necesitas.

Considera que permanecerás de dos a cuatro días en el hospital, o bien, de cinco a siete, si se trata de una cesárea.

Los indispensable para la mamá:

  • Los resultados de los últimos exámenes realizados.
  • El carnet de identidad, la cartilla de la Seguridad Social y el carnet con el grupo sanguíneo.
  • Bata, zapatos y calcetines, así como un par de camisones completamente abiertos por delante y con las mangas cortas. De este modo, es más fácil dar el pecho al pequeño.
  • Un par de brasieres para la lactancia , con copas que se abren, y discos absorbeleches.
  • Pantaletas altas de cintura, capaces de aguantar las grandes compresas que se usan después del parto.
  • Dos paquetes de compresas.
  • Una faja postparto, que sujeta el abdomen de forma delicada y que se puede regular conforme el vientre pierde su volumen.
  • Puedes incluir un par de camisetas de lana o de algodón.
  • Lo indispensable para tu higiene: jabón neutro, shampoo, un peine, un cepillo dental y pasta de dientes, y todas las cremas que utilices.
  • Una muda para volver a casa.
  • Lo indispensable para el bebé

  • Unas diez mudas (camisetas y calzones, o "bodies" de algodón. También pueden ser necesarios camisitas y pantaloncitos).
  • Pañales desechables para recién nacidos, ya que no todos los centros los proporcionan.
  • Calcetines o zapatitos tejidos y un gorrito de lana o algodón.
  • Tres cobijas para tapar al pequeño.
  • Una conjunto de ropa para cuando salga del hospital.
  • Una redecilla umbilical.
  • Una manta de lana en invierno y de algodón en las demás estaciones.
  • El biberón, el chupón y la ropa para cambiar la cuna suelen ser proporcionados por la clínica o el hospital. Pero, antes de ingresar, es mejor que te asegures por si no estuviera previsto.
  • Para su aseo puedes comprar aceite o leche limpiadora para niños, un jabón neutro, una pomada para las pompis, una colonia de bebés y un peine o cepillo.
  • Un capazo o una sillita de seguridad para llevarle a casa cuando te den el alta.
  • Además, hay que llevar una bolsa vacía para ir depositando la ropa sucia y evitar que se mezcle con la limpia. Si lo desea, el futuro papá también puede tener preparada una maleta con mudas y utensilios de higiene.

    Del mismo modo, se aconseja tener a mano los números de teléfono del médico, el hospital o la clínica y los familiares más cercanos con anticipación. Hay que tratar de tener todo al alcance, contando siempre con un plan de emergencia.



    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO