Cirugía plástica en buenas manos

En los últimos años la cirugía plástica ha sido, de manera tradicional, utilizada por las mujeres. Sin embargo, hoy día, el perfil de quienes se someten a estas intervenciones ha variado. Cada vez hay más jóvenes, e incluso menores de edad, que optan por esta opción.

Pero, ¿cuáles son los criterios éticos que deben regir la práctica de esta actividad médico-quirúrgica? Una función del cirujano plástico es aconsejar a los pacientes para que se sometan a operaciones justificadas.

Bajo la mirada
Hoy día, los personajes populares inspiran a muchas mujeres a someterse a una operación de cirugía estética. También el número de hombres ha aumentado estos últimos años, aunque todavía es muy inferior al de ellas. Sin embargo, como toda intervención quirúrgica, no está exenta de riesgos y en todo momento debe considerar la seguridad del paciente.

Antes de someterse a cualquier cirugía, se le debe entregar al paciente un documento de consentimiento informado, donde se expongan los riesgos y beneficios del procedimiento, el cual debe ser firmado por éste.

Es importante destacar que la ética de la cirugía plástica merece una distinción. Si una persona la ejerce sin título, comete un fraude e incurre en una ilegalidad. Pero, ¿cómo puede el paciente cerciorarse de que va a estar en buenas manos?

Antes de tomar una decisión, lo primero es consultar los nombres y datos relevantes de los cirujanos plásticos, preguntar si pertenecen a sociedades médicas de prestigio, así como conocer si el centro hospitalario donde ejercen reúne las condiciones adecuadas, ya que los accidentes y complicaciones no suelen ocurrir en hospitales importantes, sino en los pequeños, poco conocidos y con escasa garantía de seguridad. Otra opción que tiene el paciente, antes de decidirse, es pedir al cirujano plástico que le enseñe su título oficial.

Sin riesgos
Además de que el paciente debe cerciorarse de que lo opera quien debe y con las máximas garantías, el cirujano plástico también debe conocer si el paciente recurre a la cirugía de forma voluntaria, no por presiones de la pareja, por ejemplo, y que cuente con la edad permitida por la ley. Si no la tiene, los padres o tutores deben proporcionar su consentimiento, igual que sucede en el resto de las intervenciones quirúrgicas.

La ética del cirujano plástico recae en aconsejar a sus pacientes que los resultados sean razonables (no desproporcionados) y que supongan una mejoría estética visible.

En menores
¿A qué edad se debe operar a una persona? Aunque es aconsejable esperar a que haya terminado el desarrollo físico, a los 18 años, depende del tipo de cirugía y del caso. La operación estética que con más frecuencia se realiza en niños es la corrección de las orejas.

Mayor demanda
Las intervenciones más demandadas en las consultas de los cirujanos plásticos varían según la franja de edad. En la infancia, la operación más común se centra en retocar las orejas; las adolescentes y jóvenes de 19 a 21 años solicitan un aumento mamario y rinoplastia; en las mujeres que superan 30 años y han pasado por uno o varios embarazos, la corrección de la flacidez del abdomen y los pechos. A partir de los 40 años, se inicia la cirugía antienvejecimiento.

En los últimos años, además, los hombres han recurrido a la cirugía estética para mejorar su aspecto físico, hasta el punto de que algunas intervenciones son específicas para ellos, como el trasplante de cabello.

Hoy día, la cirugía plástica nos permite mejorar nuestro aspecto físico; no obstante, para evitar cualquiera riesgo en estos procedimientos, es importante que te reúnas con tu cirujano para despejar todas las dudas, así como realizarte exámenes preoperatorios para conocer tu estado de salud antes de entrar al quirófano.

En Hospitales Angeles
queremos un México lleno de vida.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO