Cirugía plástica luego del embarazo

Recuperar la silueta después del nacimiento de un hijo es un proceso que requiere constancia, tiempo y paciencia. La genética, los kilos adquiridos en la gestación y los cuidados del cuerpo que haya tenido durante esta etapa son factores claves en la recuperación, pero también repercute adoptar una dieta sana y equilibrada tras el parto, así como realizar ejercicio.

No obstante, uno o dos años después de dar a luz, muchas mujeres que han vuelto a su peso anterior sienten todavía que las huellas del embarazo no se han borrado en su totalidad, sobre todo en ciertas zonas, como el abdomen y el pecho. Y es que, en ocasiones, el problema se puede deber a ciertas disfunciones en el organismo ocasionadas por los cambios que se producen durante la gestación.

Es el caso de la denominada diastasis abdominal, una distensión del abdomen que provoca que los músculos pierdan consistencia y se separen, lo que se traduce en un aumento de volumen en esa zona.

En cuanto a los senos, el inconveniente más frecuente después de la gestación es la flacidez y caída (ptosis mamaria), una consecuencia natural de la pérdida de elasticidad de la piel del pecho tras la reducción del volumen del seno después del embarazo.

Cirugía plástica: una alternativa
La cirugía plástica después de la gestación es una alternativa cada vez más demandada. De hecho, los expertos destacan un incremento notable en la última década en tratamientos quirúrgicos individuales o combinados para tratar una o varias de las áreas del cuerpo que quedan más afectadas después del embarazo: abdomen, pecho y piernas.

  • Abdomen. Las consecuencias del embarazo en esta zona son frecuentes, sobre todo en mujeres que han tenido varios embarazos y en las que la piel y los músculos abdominales se han relajado y no recuperan su tono inicial. La cirugía que se realiza se denomina abdominoplastia: un procedimiento quirúrgico que reduce el aspecto abultado del abdomen, al retirar el exceso de piel y grasa en la parte inferior del mismo.
  • Pecho. El pecho puede presentar un aspecto más caído y, en muchos casos, vacío en la parte superior después del embarazo. Para recuperar su forma se recurre a la mastopexia: una cirugía que eleva y mejora la forma del pecho. Es recomendable recurrir a esta intervención en el caso de que no se tenga intención de tener más hijos.
  • Piernas y caderas. Las alteraciones en el volumen y el peso durante la gestación pueden generar celulitis y acúmulos de grasa en estas zonas del cuerpo. Para redefinir el contorno corporal, la cirugía plástica más común es la liposucción. Esta técnica permite aspirar la grasa de las zonas rebeldes y remodelar de ese modo la figura.
  • Recomendaciones

  • Esperar al menos un año después de tener el último hijo para hacerse una intervención quirúrgica de este tipo.
  • Tener una idea clara y realista de cuáles son los resultados que se quieren obtener para que el cirujano pueda aconsejar los procedimientos más adecuados.
  • Si la reciente madre debe perder peso, es conveniente que lo haga antes de someterse a la cirugía; de ese modo los resultados serán más óptimos.
  • Acudir con un especialista capacitado en este tipo de intervenciones.
  • Los pacientes deben informarse con antelación de los posibles riesgos o complicaciones de estas cirugías.
  • En Hospitales Angeles
    queremos un México lleno de vida.


    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO