Resultados de Laboratorio

 

Vida Sana  

Cáncer de próstata: número uno en mortalidad


En los hombres el cáncer de próstata es el número uno en incidencia y mortalidad. Si se detecta a tiempo, es curable y en casos avanzados se cuenta con tratamientos a base de medicamentos y técnicas quirúrgicas con lo que se puede curar con éxito esta enfermedad.

Cabe mencionar que hace 20 años el 96% de los pacientes con cáncer de próstata llegaba a consulta con la enfermedad muy avanzada y actualmente sólo el 35% gracias a la mayor concientización de la gente, por lo que se detecta más tempranamente.

Es importante que los hombres se realicen un estudio anualmente a partir de los 40 años, como medida preventiva ya que en su etapa inicial el cáncer de próstata no presenta síntomas. El estudio consiste en la palpitación de la próstata y la realización de un análisis de sangre, lo que puede bastar para saber si hay o no cáncer, recomiendan los especialistas.

Asimismo, refieren, lo importante de la relación doctor-paciente en el manejo de esta enfermedad que comúnmente aparece en la última etapa de vida, y que aún así, con tratamiento permite llevar una vida, con un buen nivel de calidad.

Si bien la palabra cáncer es uno de los términos más agresivos en medicina, el de próstata no tiene una alta peligrosidad y rápido avance hacia un desenlace fatal como puede acontecer con el de páncreas, cólon, pulmón, etc.

La próstata es la encargada de producir secreciones que forman parte del líquido seminal, tiene un carácter sexual secundario y crece mediante hormonas andrógenas, por lo tanto mientras éstas existan, éste órgano continuará creciendo, hasta producir el mortal cáncer o una hiperplasia prostática, la cual no mata pero si causa trastornos.

Cabe señalar que el cáncer de próstata no se ha diseminado, es curable mediante cirugía conocida como prostatectomía radical. Si ya se extendió a otras partes del organismo se sigue la técnica de Huggins, que consiste en modificar el medio hormonal para reducir el crecimiento de la próstata, mediante la extirpación de los testículos o por medicamentos que cumplen el mismo efecto: impedir la producción de hormonas y controlar la malignidad.

Los síntomas están relacionados con importantes cambios en la manera de orinar debido a que al agrandarse la próstata comprime la uretra. Algo característico es orinar por las noches con un esfuerzo al hacerlo, así como un vaciamiento defectuoso incompleto de la vejiga, por lo que hay que ir al baño varias veces.

Este padecimiento cancerígeno normalmente no presenta molestias o dolor, y quienes lo padecen llegan a saberlo hasta dos o tres años después de iniciado.

Hospitales Angeles cuenta con un equipo de especialistas en este tipo de problemas, además posee la tecnología más avanzada para su tratamiento. Consulte a su médico.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO