Resultados de Laboratorio

 

Ejercicio  

Actividad física y obesidad


La actividad física es uno de los pilares fundamentales en el manejo del exceso de peso. Las personas podrán comer menos para perder peso, pero si no intentan gastar esa energía almacenada que tienen en forma de grasa, les costará más trabajo.

Cualquier actividad física que se realice, por muy pequeña que sea, siempre es positiva. No hay que empeñarse en efectuar magnos esfuerzos. La actividad física moderada, de pequeña intensidad y constante, puede resultar eficaz para el control del peso.

Beneficios

El ejercicio brinda beneficio en general para toda la población, pero especialmente para las personas con problemas de exceso de peso porque:

  • Ayuda a controlar el apetito y a cuidar la alimentación.
  • Permite conservar la musculatura corporal, evitando que al adelgazar se pierdan proteínas.
  • Aumenta el metabolismo. Al comer menos y adelgazar, el metabolismo va disminuyendo y se hace más ahorrativo. El ejercicio físico ayuda a que el metabolismo trabaje más rápido, lo que facilita la pérdida de peso.
  • Reduce los factores de riesgo asociados a la obesidad. La actividad física mejora la presión arterial, los niveles de colesterol y el riesgo cardiovascular. En las mujeres, después de la menopausia contribuye a evitar la descalcificación de los huesos.
  • Tiene efectos psicológicos positivos. Ayuda a combatir la ansiedad y el estrés.
  • Ayuda al mantenimiento del peso a largo plazo. La actividad física diaria es el factor más importante para mantener los kilos perdidos durante años.

Antes de empezar

Si el paciente presenta problemas de corazón, dolores en las articulaciones o en las pantorrillas, tiene la presión arterial muy descompensada, presenta mareos, falta de aire cuando intenta caminar o presenta problemas de rozaduras, deformidades o durezas en los pies, debe consultar a un especialista, quien  le indicará la actividad física más conveniente para usted.

¿Cómo comenzar?

La actividad física más sencilla es caminar, además la mayoría de las personas lo pueden realizar y el paciente puede hacerlo a su propio ritmo.

  • Utilice un calzado adecuado y cómodo para evitar lesiones.
  • Use ropa adecuada a cada estación del año. No utilice plásticos u otras prendas diseñadas para sudar más, por sudar más no se pierde más grasa.
  • Evite caminar a la intemperie cuando haga demasiado calor o frío, para no perder su ritmo lo puede efectuar en un lugar cubierto.

¡En marcha!

  • Se debe comenzar a caminar al menos 15 minutos cada día, e ir aumentando 5 minutos cada semana o hasta que note cierto cansancio.
  • El objetivo es caminar de 30 a 45 minutos diario.
  • Es importante incorporar esta actividad física como parte de su rutina diaria, como cepillarse los dientes o bañarse.
  • Los resultados se pueden ver reflejados a largo plazo.

No puedo hacer ejercicio

Los expertos consideran que el ejercicio es saludable. Aun así, algunas personas ponen excusas como: ???no tengo tiempo???, ???estoy demasiado ocupado??? o ???tengo mucho trabajo???, no obstante, es importante que las personas realicen algún tipo de actividad física para mantenerse sanos y controlar su peso.

  • Odio el ejercicio. No haga nada que le disguste, pero piense en las distintas maneras de realizar alguna actividad física que le pueda agradar: escalar, jugar al ping-pong, al boliche, patinar o bailar.
  • Soy demasiado viejo para intentarlo. La sugerencia es sencilla: caminar; para este ejercicio no existe un límite de edad.

Es importante que todo programa de actividad física sea supervisado por un especialista, quien hará los estudios necesarios para conocer el estado de salud de los pacientes. El Instituto de Obesidad y Síndrome Metabólico de Hospitales Angeles cuenta con un grupo multidiciplinario de expertos que lo pueden ayudar. "Inicie el camino para perder la Obesidad".

Visite la página: Instituto de Obesidad y Síndrome Metabólico de Hospitales Angeles



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO