Resultados de Laboratorio

 

Noticias Médicos 

Diabetes gestacional, controlable durante el embarazo

La diabetes gestacional se produce cuando la glucemia de la madre no se encuentra controlada, lo que se puede presentar por dos motivos, principalmente: por una deficiente producción de insulina o por una disfunción de la insulina, es decir, que la insulina producida no funcione correctamente.

Sus principales factores de riesgo, aunque no ocurren en todos los casos, son: tener más de 35 años, obesidad previa al embarazo o durante la gestación, antecedentes familiares o propios de diabetes o diabetes gestacional en anteriores embarazos.

Se trata de una de las complicaciones con mayor incidencia durante el embarazo, por ello es importante cuidar el peso mediante una dieta saludable y tener correctos hábitos de vida (ejercicio físico, descanso suficiente, alimentación sana y evitar sustancias tóxicas como el alcohol, el tabaco, etc.).

Diagnóstico

Las pacientes que reciben un buen cuidado prenatal se practican un análisis de glucosa en sangre entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Aunque, si el riesgo es elevado, es posible que el médico lo efectúe varias veces durante el embarazo. 

La prueba de la diabetes gestacional consiste en analizar la sangre antes y después de tomar una bebida dulce. Si los resultados muestran que los niveles de glucosa en sangre son superiores a los límites recomendados en los momentos específicos, se confirma el diagnóstico

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento consiste en llevar una dieta controlada y equilibrada, rica en fibra, excluyendo azúcares -miel, mermelada, chocolate, pan y similares. El ejercicio también tiene un papel fundamental, lo más indicado es: nadar, caminar a paso ligero o andar en bicicleta.

En estos casos es importante mencionar que la disciplina de la paciente en el tratamiento es fundamental, ya que un mal control de la enfermedad puede ocasionar complicaciones durante el parto y postparto para el bebé, y la madre tiene mayor probabilidad de desarrollar diabetes al cabo de los años o en consecuentes embarazos.

Aunque este tipo de diabetes suele desaparecer tras el parto, la madre debe continuar con el tratamiento indicado por el médico. Además hay que tener presente que si se ha padecido diabetes gestacional, es probable que durante el siguiente embarazo se vuelva a presentar, por lo se deben seguir las recomendaciones y cuidados.

Por ello, es recomendable que todas las embarazadas tengan un constante chequeo con su médico, quien en cada visita deberá verificar: peso, presión arterial y, en algunas ocasiones, realizar pruebas de sangre y orina, entre otros controles.

En Hospitales Angeles
queremos un México lleno de vida.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO