Resultados de Laboratorio

 

Mujeres  

Osteoporosis femenina, sus causas


La osteoporosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por la pérdida de la densidad ósea, lo que aumenta la fragilidad de los huesos y el riesgo de fracturas. La mayor incidencia de esta patología se presenta en las mujeres, tras la menopausia.

Existen diversos factores de la osteoporosis femenina, pero el principal es el efecto de la menopausia en la calidad del hueso. Entre los 40 y 50 años, el ciclo sexual femenino se hace irregular hasta que cesa completamente. Este periodo se caracteriza por la carencia de estrógenos (hormonas sexuales femeninas), lo que causa cambios fisiológicos importantes, entre ellos la pérdida de densidad ósea y el riesgo de osteoporosis. 

Enfermedad silenciosa

Uno de los problemas más importantes de la osteoporosis es que se trata de una enfermedad silenciosa, por lo que su primer síntoma suele ser una fractura por lo general de muñeca, cadera o columna vertebral, debido a la disminución de la densidad ósea.

Otros de los síntomas puede ser la aparición de dolor crónico de espalda, el cual puede aparecer por el aplastamiento de las vértebras. Estas pueden romperse de forma espontánea o como consecuencia de un pequeño golpe. Por lo general, el dolor empieza de manera súbita, se localiza en una zona determinada de la espalda y empeora al estar de pie o al andar. 

Con frecuencia se pueden fracturar otros huesos a causa de una sobrecarga leve o de una caída, siendo la fractura de cadera la más grave y una de las causas principales de invalidez y pérdida de autonomía en personas de edad avanzada. También es frecuente la fractura de uno de los huesos del brazo, el radio. Además, las fracturas tienden a curarse lentamente en personas que sufren osteoporosis.

Factores de riesgo

El consumo de alcohol, cafeína y refresco, así como el tabaquismo y el uso prolongado de algunos medicamentos. (por ejemplo, corticoides),  son algunos factores de la osteoporosis. La predisposición genética también juega un papel importante.

No obstante la menopausia es la principal causa de este padecimiento en mujeres, debido a la disminución de los niveles de estrógenos, lo que propicia una pérdida acelerada de calcio. Además, ellas son más propensas que los hombres, ya que cuentan con una masa ósea menor.

Asimismo, la dieta baja en calcio, estatura baja, raza blanca o amarilla, falta de ejercicio y complexión delgada, son otros factores desencadenantes.

Diagnóstico

La osteoporosis puede generar una notable disminución de la calidad de vida, por lo que requiere un diagnóstico temprano para identificar su presencia. En caso de fractura, el diagnóstico de osteoporosis se basa en una combinación de síntomas, examen físico y radiografías de los huesos.

En la actualidad, la osteoporosis se puede diagnosticar antes de que se produzca una fractura mediante pruebas que miden la densidad de los huesos. La más precisa es la densitometría ósea. Este examen es indoloro, no presenta riesgos y tiene una duración aproximada de 15 minutos.

Toda mujer con menopausia o postmenopausia debe realizarse un estudio de densitometría ósea para valorar la pérdida de hueso. Es el único método preciso de detección temprana. Antes de la menopausia es importante que las pacientes se efectúen una densitometría de control y después una cada año. 

El tratamiento de la osteoporosis debe ser dirigido por un médico especialista, quien diseñará un esquema individual para cada paciente. Este dependerá de la edad, sexo, grado de pérdida de masa ósea y estado de salud. Las metas: detener una mayor pérdida de masa ósea y evitar fracturas.

Hospital Angeles
Health System



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO