¿Qué es la sangre y cuál es su función?

Bombeada por el corazón, la sangre es el sistema de transporte de las sustancias esenciales que nutren a las células de todo el organismo: azúcares como combustible; oxígeno para quemar combustible; y proteínas para las funciones de reparación y construcción, y de aquellas sustancias defensoras de las enfermedades; por tanto, es esencial para la vida. Para saber sobre el tema, el Dr. José Rafael Blancas Cayetano, jefe de Laboratorio Clínico y Banco de Sangre del Hospital Angeles Tijuana, menciona:

"La sangre se compone de elementos diferentes: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. La función de los glóbulos rojos, también llamados hematíes o eritrocitos, es trasladar el oxígeno recolectado en los pulmones a las células de todo el cuerpo y constituyen la mayor parte de la sangre. La hemoglobina es el pigmento rojo del eritrocito y transporta oxígeno y nutrientes, principalmente. Los glóbulos blancos o leucocitos, se encargan de resguardar al organismo de gérmenes invasores, bacterias o virus, causantes de enfermedades. Las plaquetas o trombocitos favorecen la coagulación sanguínea, es decir, se aglutinan en el sitio en que hay una ruptura y se adhieren para taponar".

Estos millones de células diminutas flotan en una sustancia acuosa denominada plasma. El plasma, la parte líquida de la sangre, está formado por agua, sales minerales, moléculas orgánicas (glúcidos, lípidos, prótidos), hormonas, entre otros.

¿Cuáles son los tipos de sangre?

La superficie de los glóbulos rojos contiene diversas proteínas que pueden ser identificadas por el organismo como antígenos. Los antígenos son sustancias que inducen la formación de anticuerpos debido a que el sistema inmune la reconoce como una amenaza.

El patólogo alemán Karl Landsteiner identificó en 1900 a 2 de estas proteínas antigénicas y las llamó A y B. La sangre se clasifica en cuatro grupos sanguíneos de acuerdo a la presencia de estos antígenos y son:

  • A: que contiene el antígeno A
  • B: incluye el antígeno B
  • AB: contiene ambos antígenos
  • 0 (cero): no tiene antígenos

El plasma de la sangre contiene anticuerpos contra los antígenos opuestos. Una persona con tipo sanguíneo A, por ejemplo, posee anticuerpos contra el antígeno B.

La respuesta inmune normalmente protege al organismo de las sustancias potencialmente dañinas. Los antígenos desencadenan múltiples respuestas, que incluyen la producción de anticuerpos (en este caso inmunoglobulinas, moléculas que se adhieren a un antígeno específico y ayudan a destruirlo) y los linfocitos sensibilizados que reconocen un antígeno en particular y lo destruyen. El sistema inmune puede distinguir normalmente entre las células de su propia sangre y otras células.

Al no contener ninguno de los 2 antígenos que puedan dar lugar a una respuesta inmune del organismo, el grupo sanguíneo 0 es el gran donador, es decir, la sangre es apropiada para transfundirse a personas que pertenezcan a cualquier de los otros grupos sanguíneos. Se estima que 60% de la población nacional pertenece a este grupo sanguíneo. Al grupo A 25%; al B 10% y al AB 5%.

¿Qué es el Rh?

En 1940, el Dr. Landsteiner descubrió otro grupo de antígenos que se denominaron factores Rhesus (factores Rh), porque fueron descubiertos durantes unos experimentos con monos Rhesus. Las personas con factores Rhesus en su sangre se clasifican como Rh positivas; mientras que aquellas sin los factores se clasifican Rh negativas. Las personas Rh negativas forman anticuerpos contra el factor Rh, si están expuestas a sangre Rh positiva.

¿Por qué es importante saber qué Rh tiene una persona?

La presencia de anticuerpos contra los antígenos de la sangre determina las compatibilidades e incompatibilidades de los grupos sanguíneos. La transfusión de sangre entre grupos compatibles generalmente no causa ningún problema. La transfusión de sangre entre grupos incompatibles origina una respuesta inmune contra las células que portan el antígeno y produce una reacción a la transfusión.

El sistema inmune ataca las células de la sangre donada, causando su fragmentación (hemolización). Esto puede causar serios problemas, incluyendo temperatura alta, presión arterial elevada, taquicardia, insuficiencia renal y shock. Los antígenos también están presentes en otros componentes de la sangre, como los glóbulos blancos, las plaquetas y las proteínas del plasma. Estos componentes también causan un tipo de reacción similar a la transfusión como shock anafiláctico grave, hipotensión, bronco espasmo, urticaria, púrpura-post-transfusional, diarrea y hepatitis.

Hoy día, toda la sangre para transfusión es verificada cuidadosamente. Los métodos modernos de laboratorio que se realizan en los Bancos de Sangre de Hospitales Angeles, apegados a la Norma Oficial Mexicana y a las Leyes de Salud, evitan que se presenten reacciones adversas por diferencia de tipo sanguíneo.

¿Qué sucede cuando una mujer está embarazada de un bebé con un grupo sanguíneo distinto al suyo?

El tipo de sangre es hereditario, ya sea del padre como de la madre. Si el padre hereda al bebé su tipo de sangre y éste es distinto al de la madre podría presentarse la enfermedad hemolítica del recién nacido. Durante el embarazo el bebé recibe a través de la placenta la sangre de la madre y desarrolla anticuerpos en respuesta a los antígenos de la sangre materna. En el parto, por esta misma vía, se incorpora a la circulación materna la sangre del bebé y al ser diferente, el sistema de la madre reacciona desarrollando también anticuerpos, porque ya no la reconoce. Después del nacimiento, el bebé podría presentar una ligera elevación del nivel de bilirrubinas que da a su piel una coloración amarillenta.

En casos más graves el feto presenta hidrops fetalis, es decir, inflamación generalizada producida por insuficiencia cardiaca debida a la anemia. Para evitar complicaciones, durante el embarazo se aplica a la madre la vacuna anti Rh.

¿Cómo se calcula la cantidad de sangre necesaria para una transfusión?

La cantidad de sangre que se requiere para transfundir depende del tipo de cirugía, pero principalmente del cirujano, y del equipo médico, que va a realizar la intervención quirúrgica. Cuando las manos del cirujano son lentas, pero seguras, y va realizando los cortes y la cauterización precisa, la pérdida sanguínea es escasa. Por ejemplo, para una histerectomía se preparan 2 unidades antes de entrar a quirófano.

Es muy importante que el cirujano ordene la realización de los estudios preoperatorios con la debida antelación, de 5 a 8 días antes de la fecha de operación con el fin de efectuar las pruebas necesarias, entre ellas, una biometría hemática completa y medición de protombina, tromboplastina, glucosa, urea, creatinina, grupo sanguíneo y Rh, para conocer sus tiempos de coagulación y grupo sanguíneo.

A pacientes sanos, es recomendable someterse a estas pruebas como parte del examen médico general para evaluar el estado de salud. Al conocer el conteo de los elementos de la sangre se abre la puerta para saber si hay enfermedades como anemia. En este caso los eritrocitos, hemoglobina y hematocrito están bajos. El hematocrito es el volumen ocupado por los elementos formes de la sangre (glóbulos) en una muestra sanguínea, expresado en porcentaje.

Si bien existe variación en cuanto a los valores de referencia (depende del laboratorio o tipo de máquina utilizada), por término medio el número de glóbulos rojos está comprendido entre 5 y 6.3 millones sobre unidades; el de glóbulos blancos entre 4000 y 12000 unidades por decilitro; de plaquetas entre 150,000 a 450,000 unidades por litro; la hemoglobina entre 15.5 y 19.5 gramos por decilitro, dependiendo también de la altitud de la ciudad en que habite el paciente, sexo y género.

¿Qué sugeriría para mantener la sangre saludable?

Una dieta equilibrada es importante para mantener el cuerpo sano y ello se refleje en un conteo de elementos dentro de los valores de referencia mencionados. Verduras de hoja verde (lechuga, espinacas, acelgas, berros), carne roja, lenteja, garbanzo, frijol y huevo, entre otros alimentos, aportan vitamina B12, ácido fólico y hierro, esenciales para fortalecer los elementos formes de la sangre, específicamente hemoglobina y hematocrito.

¿Cuál es la función del Banco de Sangre del Hospital Angeles Metropolitano?

El Banco de Sangre del Hospital Angeles Metropolitano provee de sangre debidamente evaluada para que las transfusiones a los pacientes que la necesitan se realicen de manera segura y confiable. Por lo general el banco obtiene la sangre que requerirá un paciente mediante donación voluntaria y altruista (de familiares o amigos del paciente o personas anónimas) o intercambio con otros bancos. Bajo ciertas condiciones un paciente puede ser su propio donador y realizar la donación 15 días antes de la fecha programada para la intervención quirúrgica o incluso 72 horas antes dependiendo de la hemoglobina. En todo caso, es importante consultar al médico sobre las condiciones en qué pueden realizarse este tipo de autodonaciones.

¿El cuerpo recupera la sangre donada?

Los estudios han demostrado que la sangre donada recupera en 2 horas el volumen y en aproximadamente 45 días los componentes sanguíneos, pues tanto la médula espinal como los huesos la producen constantemente para que el organismo mantenga su nivel promedio: de 7% del peso corporal.

¿Cómo se realizan las donaciones?

La donación altruista de sangre es una oportunidad de seguir dando vida. La cantidad de sangre de la donación es de aproximadamente 450 ml. Todo el material utilizado en la extracción es desechable y estéril. Para la obtención de sangre segura se debe seguir un protocolo que incluye los siguientes pasos:

  • Acudir al Banco de sangre con ayuno mínimo de 6 horas
  • Llenar un cuestionario de autoexclusión
  • Someterse a una valoración médica completa

Los resultados del examen integral de la sangre se entregan 10 días después de la donación e incluyen:

  • Nivel de hemoglobina (descarta anemia)
  • Recuento de leucocitos (descarta infección)
  • Detección de virus de VIH (SIDA), hepatitis C, hepatitis B, VDRL y Brucella
  • Grupo y Rh sanguíneos

¿Cuáles son los requisitos para donar sangre?

· Ayuno de 6 a 12 horas
· Tener entre 18 y 65 años de edad
· Estar sano y pesar arriba de 50 Kg.
· No estar en periodo menstrual, de embarazo o lactancia
· Tener venas de buena calidad
· No tener prácticas sexuales de riesgo: homosexualidad, bisexualidad o promiscuidad
· No haberse realizado tatuajes o perforaciones
· No estar bajo ningún tipo de tratamiento médico
· No haber donado sangre en los últimos 45 días
· No haber sido sometido a procedimientos quirúrgicos transfucionales o de acupuntura en el último año
· No tener antecedentes de paludismo, hepatitis, sífilis, cáncer, diabetes, epilepsia, hipertensión arterial, gota, tuberculosis, enfermedades del riñón o corazón
· No haber tomado alcohol las 24 horas anteriores a la donación
· No haber recibido inmunizaciones recientes
· No haber sido sometido a trabajos dentales en las últimas 72 horas


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO