Infertilidad

Lograr un embarazo para una pareja en la edad reproductiva puede parecer fácil, pero no lograrlo ha sido un serio obstáculo para la felicidad de miles de seres humanos a lo largo de la historia de la humanidad. En un año, de cada cien parejas que tienen relaciones sexuales dos o tres veces por semana y no utilizan ningún método anticonceptivo, ochenta podrán concebir, diez más lo lograrán al año siguiente, pero diez más presentarán un problema de infertilidad. Para conocer las alternativas con que cuentan las parejas con problemas de infertilidad, se entrevistó al Dr. Alberto Valero Origel, Médico Ginecólogo, del Hospital Angeles del Pedregal, egresado de la Universidad La Salle, con estudios de postgrado en la Universidad Johns Hopkins en los Estados Unidos y Presidente de la Federación Mexicana de Endoscopia Ginecológica.

Dr. Valero, ¿qué se considera como infertilidad?

Para hablar de infertilidad hay que diferenciar dos términos en la lengua española, uno es esterilidad y otro infertilidad. El término esterilidad se utiliza cuando una pareja nunca ha logrado un embarazo e infertilidad es cuando la mujer sí ha quedado embarazada, pero por alguna razón no ha llegado al término de su embarazo o se presentó un problema de aborto. Es muy importante que lo recalquemos porque el idioma castellano es muy rico y al hablar de esterilidad e infertilidad siempre hay que hacer esta anotación.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de los problemas de esterilidad?

La esterilidad puede ser masculina o femenina y también se habla en un factor mixto. Entre los factores femeninos, la causa más importante es cuando no se lleva a cabo una ovulación adecuada. En segundo lugar están los problemas de tipo infeccioso, de otras situaciones provocadas por enfermedades por ejemplo la endometriosis. También puede deberse a alteraciones anatómicas, alteraciones congénitas en las cuales puede estar deformada la matriz, la vagina o el cuello de la matriz, todos estos factores predisponen a que una mujer no se embarace. En relación al hombre la causa más importante es cuando tiene una baja del número de espermatozoides o éstos se mueven, o viven poco, el nombre médico es una oligoastesnospermia. Estos casos pueden ir acompañados de varicocele que es aumento de las venas en los testículos, que al aumentar la temperatura disminuyen el movimiento y el número de espermatozoides y se convierte en un circulo vicioso.

También por otro lado están aquellos casos en que han habido problemas de infecciones en el hombre o que tienen alteraciones de tipo hormonal. En resumidas cuentas, se tiene que hacer una valoración muy estricta tanto del hombre como de la mujer con una historia clínica minuciosa, una exploración física y posteriormente estudios de laboratorio, estudios de radiología y en algunas ocasiones estudios quirúrgicos para saber exactamente cuál es el problema y cómo se puede manejar, dependiendo del grado de éste.

¿Pueden afectar los aspectos psicológicos y ambientales?

Sí, influye de manera importante. Por ejemplo, pongamos el caso de una mujer que se va a vivir de un medio templado a uno muy frío, en ese momento puede tener alteraciones menstruales. Esto sucede también cuando una pareja tiene problemas de reproducción y la mujer puede dejar de ovular simplemente por estar sometida a un estrés. En el hombre puede suceder que disminuye también la potencia sexual, disminuye la líbido y no tiene erección y algunas veces tampoco hay eyaculación, simplemente por estar sometidos a un estrés muy importante. O sea que el factor psicoemocional en las parejas con problemas de reproducción es de vital importancia y hay que tratarlos de una forma muy especifica, con apoyo de un equipo de trabajo en el cual los psicólogos nos ayudan muchísimo para que este tipo de parejas entre en un estado de mayor tranquilidad.

¿Qué estudios se requieren?

Para hacer los estudios de infertilidad en una mujer primero se checa que esté ovulando adecuadamente, que los ovarios tengan su forma normal, que la matriz esté situada adecuadamente y que no tenga ninguna deformación. Se hacen cultivos para descartar que haya algún tipo de infección vaginal, sobre todo micoplasma o clamidiosis, que en la actualidad son los microorganismos más frecuentes. Se tiene que hacer un estudio radiográfico que se llama histerosalpingografía que consiste en inyectar un líquido a través del cuello de la matriz para que se ilumine y haya una comunicación entre el ovario y la trompa o tuba y la vagina para que puedan subir los espermatozoides. En algunos casos se tiene que realizar una cirugía llamada laparoscopía, que es la introducción de un tubito con una luz y una lente por el ombligo para ver que no existan alteraciones, sobre todo endometriosis, este nombre proviene de la palabra endometrio, que es el tejido que recubre el útero, éste se desprende cada mes en la regla y produce el sangrado menstrual, ésta es una enfermedad que produce que el óvulo y el esperma no se junten y no se lleve a cabo la fecundación causado por el tejido que está fuera de su lugar;

Esta enfermedad hay que tratarla de una forma muy especial para que se pueda lograr el embarazo. Otro de los estudios en el hombre es el estudio que se llama la espermatobioscopia que permite observar cuántos espermatozoides hay, cuántos se mueven, cuánto tiempo viven, qué porcentaje de ellos es normal o anormal y qué capacidad de penetración tienen. Se acompaña habitualmente de un estudio que se llama espermocultivo para descartar algún tipo de bacteria que pueda existir en el semen.

Se practica también otro estudio que se llama ultrasonido de testículos para ver si no existen problemas de quistes, de tumores o de venas y de ahí dependiendo del caso, se va hacer una evaluación. Por último hay otro estudio, la prueba de penetrabilidad espermática, en la cual después de tener relaciones sexuales se coloca una pipeta, o sea un tubito en el cuello de la matriz, y se observa en el momento que está en contacto el esperma con el moco de la matriz, para comprobar si está penetrando adecuadamente y si está pasando hacia la parte interna de la matriz. Esto permite obtener una calificación de la conjunción entre el semen y el moco que se produce en el cuello de la matriz. Una vez que se llevan a cabo todos estos estudios dependiendo de cada caso ya se individualizará a cada pareja para de ahí tomar una línea de trabajo e ir descartando los problemas para poder lograr el cometido.

¿Qué tipos de tratamiento existen?

El tratamiento varía mucho dependeindo del tipo de problemas que existan. Puede consistir simplemente desde administrar antibióticos hasta llegar al programa de reproducción asistida.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de este tipo?

Los costos son también muy variables. Puede ser un tratamiento muy sencillo en el cual, por dar un número, con mil pesos esa pareja pueda ya lograr un embarazo, hasta llegar a los programas muy sofisticados en los cuales estamos hablando de un promedio de 60 a 70 mil pesos para poder lograrlo.

¿Con qué tecnología cuenta México en relación con otros países?

En México en la actualidad contamos con centros altamente capacitados en todo el país, tanto a nivel institucional como a nivel privado, en los cuales podemos ofrecerles a las parejas los programas que se llaman de reproducción asistida. Estos programas implican técnicas muy sofisticadas para poder lograr un embarazo. Estamos a la par que cualquier país, tales como Estados Unidos, Inglaterra, Australia, Bélgica, e Israel. Aquí en México desde hace unos 6 ó 7 años contamos con toda esta tecnología al mismo nivel que en cualquier parte del mundo y con todo el equipo que se requiere.

¿Qué porcentaje de éxito se alcanza con estos tratamientos?

Aproximadamente de 100 parejas que buscan el embarazo, 90 parejas logran el embarazo después de un año de tener vida sexual sin ningún problema. Hay un 2 ó 3% que logran el embarazo a los 2 años y queda un 8% de parejas que tienen que entrar al programa de reproducción asistida para lograr un embarazo. Los programas de reproducción asistida pueden ser desde simplemente la inseminación artificial con el semen del esposo que se llama Inseminación Homóloga o pasar a programas más sofisticados como es la Trasferencia Intratubaria de los Gametos que en inglés se llama Gift.

Otro método se llama Fertilización in vitro porque la fertilización del óvulo se lleva a cabo fuera del cuerpo (por eso es in vitro) y después se transfiere al cuerpo de la mujer. El método más sofisticado en la actualidad se llama la técnica de ICSI, (por sus siglas en inglés quiere decir Intra-Citoplasmic Sperm Inyection) que consiste en introducir un esperma dentro de un óvulo para que se lleve a cabo la fecundación. Cada uno de ellos tiene diferentes porcentajes de éxito por ejemplo:

  • La Inseminación Homóloga tiene alrededor de un 60% de probabilidades de embarazo
  • El Gift tiene alrededor de un 35% de posibilidades de embarazo
  • La fertilización invitro un promedio de 30%
  • El ICSI de 20% aproximadamente

¿Cuál es el tiempo que requieren estos tratamientos?

Cada caso es particular para cada pareja. El tratamiento puede durar desde un mes hasta 1 año aproximadamente para decidir si estamos teniendo éxito en los programas que estamos realizando. Sin embargo, existen parejas en las cuales se ha llevado a cabo todos los procedimientos y no se logra el embarazo, en ese momento hay que hablar con la pareja y sugerirles que existen otras vías alternas como puede ser la donación de esperma, la donación de óvulos, las madres subrogadas o finalmente llegar al tema de la adopción.

¿Por qué hay más casos de infertilidad en la actualidad en México?

Son varias las causas una de ellas es que anteriormente las parejas se embarazaban entre los 18 y 20 años de edad, y hoy en día la mujer es económicamente activa, porque es profesionista y participa más en la sociedad, la reproducción se ha movido una década hacia alrededor de los 28 a los 30 años edad. También influyen factores como:

  • El llevar una vida sexual a temprana edad
  • El tiempo de utilización de los diferentes tipos de anticonceptivos
  • Problemas de nutrición
  • Diferentes parejas sexuales
  • Infecciones
  • Estrés

¿Cómo podemos nosotros tener un cuidado para que no se presenten estos problemas?

  • Cuidando la salud
  • Realizándose estudios periódicamente
  • No utilizar anticonceptivos por periodos demasiado prolongados
  • Evitar tener varias parejas sexuales para reducir el riesgo de infecciones

¿Cómo es la legislación en México en relación a las madres substitutas, a los bancos de semen y de óvulos?

Hablar de madres substitutas significa que cuando no se tiene una matriz pero sí los óvulos y el esperma, se habla con una tercera persona (una mujer) para que ella sea la que lleve el embarazo en su útero. A esto se le conoce como las madres biológicas, pero no son las madres genéticas por que la información cromosómica está dada por el óvulo y el espermatozoide, pero la que lleva a cabo el embarazo es la madre biológica. En México se está regularizando, formamos un comité en la Secretaria de Salud que lo integramos 8 personas en la actualidad. Creamos un protocolo de investigación donde el objetivo es poner las reglas para que todas las situaciones estén perfectamente bien reguladas, por ejemplo actualmente:

  • No se aceptan a madres solteras o parejas que no son estables
  • No se aceptan mujeres mayores de 40 años
  • No se aceptan parejas de homosexuales

¿Qué alternativas hay para gente con pocos recursos?

Existen a nivel institucional diferentes organismos en los cuales se pueden tener acceso a programas de reproducción asistida de menor costo, que en la actualidad son muy costosos.

¿Se imparten conferencias o algún tipo de orientación a parejas con este tipo de problemas?

Existen talleres, organizados por un grupo de personas entusiastas e informadas en estos temas, quienes invitan a las personas para que puedan acudir cuando existen problemas de reproducción y se les da toda información. Actualmente estamos trabajando en un nuevo centro, en el que contamos con la más alta tecnología para poder llevar a cabo primero la docencia, la investigación, la enseñanza, tanto al médico como a las parejas. El grupo multidisciplinario con que contamos está integrado por ginecólogos, endocrinólogos, genetistas, psicólogos, radiólogos, andrólogos y técnicos de laboratorio, quienes pueden llevar a cabo un adecuado manejo de los programas de reproducción asistida para que de esta forma se pueda lograr un mayor beneficio en los pacientes.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO