Resultados de Laboratorio

 

Dejar de fumar, ¡sí se puede!


Con millones de defunciones anuales, ningún otro hábito es tan peligroso como el consumo de tabaco. En la actualidad es una de las principales causas evitables de muerte. En México mueren diariamente 147 personas a causa del consumo de tabaco debido a que cada vez más jóvenes se inician en este mal a temprana edad.

El tabaquismo incrementa de manera importante los problemas de salud: es cuatro veces mayor el riesgo de presentar un infarto agudo al miocardio; dos veces más para desarrollar una enfermedad vascular cerebral (hemorragias); de cinco a veinte veces más la posibilidad de generar un cáncer de pulmón; 2.7 veces mayor la frecuencia de cáncer de mama; 1.5 veces más para un cáncer de estómago.

Pero más allá de las cifras y los efectos nocivos que conlleva este hábito, hay un problema que afecta a millones de fumadores: más de la mitad quieren dejar este vicio de forma definitiva, pero no lo han conseguido.

Por la salud

"Fumaba 10 cigarros al día desde que tenía 15 años. Había intentado dejarlo en varias ocasiones, hasta que lo logré. Hoy llevo una vida más saludable. En mi época de fumador, me di cuenta que este hábito afectaba en gran medida mi condición física, ese fue el motivo principal por lo que quise dejarlo", recuerda Pedro Ruiz, de 28 años.

Nuestro entrevistado es una de las personas que ahora conoce los múltiples beneficios de vivir sin tabaco: mejora inmediatamente el funcionamiento respiratorio y cardíaco, se controlan mejor las enfermedades crónicas y desaparece el riesgo de que éstas se agraven.

Los especialistas indican que al dejar de fumar se presentan ciertas manifestaciones conocidas como Síndrome de abstinencia, tales como: mareo, dolor de cabeza, aumento del apetito, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño, caída del estado de ánimo, disminución de la atención y concentración, inquietud y deseo de fumar, entre otras. Sin embargo, todas ellas reducen su intensidad en el transcurso de dos a tres semanas, hasta desaparecer, por lo que no son motivo para volver a fumar, ya que se pueden superar todos esos síntomas con un programa de alimentación, actividad física y el apoyo emocional de las personas cercanas.

Adiós al tabaco

El Hospital Angeles Pedregal cuenta con una Clínica Anti-tabaco, en la que médicos especializados pueden ofrecerle a usted o a sus seres queridos una alternativa segura para dejar de fumar y recuperar la buena salud. Al frente de esta clínica está el Dr. José Luis Cervantes Escárcega, Médico Internista y Cardiólogo, quien comenta que este hábito es muy difícil de vencer por dos motivos principales:

  • Crea TOLERANCIA, es decir, el sujeto necesita día a día, una dosis progresivamente mayor para sentirse bien.
  • Genera ADICCI??N, lo que significa que el sujeto necesita de esa droga para sentirse bien ya que al no tenerla en el cuerpo, presentará síntomas asociados a la abstinencia.

"En nuestro centro, en el tratamiento para dejar de fumar se utilizan 4 medicamentos distintos, que tienen como objetivo actuar en las 4 alteraciones neuro-humorales: dependencia física, dependencia psicológica, dependencia mecánica y alteración en la producción de dopamina", comenta el Dr. Cervantes.

Para lograr este objetivo se llevan a cabo sesiones de manera individualizada. ??stas son semanales con una duración promedio de 30 minutos. En total son 8, en las que se incluye la consulta médica, el apoyo conductual y la entrega de medicamentos.

"El propósito básico del tratamiento médico es que el sujeto logre la abstinencia absoluta a los 7 días de haber comenzado. El objetivo es que el paciente deje de fumar sin "sufrimiento" y que no suba de peso. Evidentemente el éxito se observa a largo plazo, cuando el paciente no experimenta una recaída. Nuestro porcentaje de éxito a 8 semanas es del 95% y el porcentaje de reincidencia a los 6 meses y al año es del 3%", concluye el Dr. Cervantes.

Actualmente existen varios métodos para dejar de fumar, entre ellos, programas educativos, terapias grupales, terapias de reemplazo de la nicotina, como la goma de mascar y parches con nicotina. En realidad, todas estas alternativas deben fundamentarse en el apoyo familiar, de amigos y personas cercanas, ya que es necesario retirar ceniceros, encendedores y cigarros, así como motivar al fumador a fortalecer sus nuevas conductas.

Consejos prácticos para dejar de fumar

Existen muchas personas que tiene el deseo de dejar de fumar, sin embargo, no conocen la mejor manera de hacerlo, el Dr. Héctor M. Ponce de León, especialista en Neumología y Cirugía de Tórax, del Hospital Angeles Metropolitano, nos brinda algunos consejos prácticos para lograrlo:

  • Decídase formalmente a dejar de fumar.
  • No tenga ningún tipo de cigarro a la mano ni ceniceros.
  • Cuando sienta la urgencia de fumar, realice una actividad física al instante.
  • No se mortifique si se siente somnoliento o menos activo que lo habitual, estos síntomas pasarán en poco tiempo.
  • Trate de establecer una rutina de ejercicio diario.
  • Considere los aspectos positivos que le proporciona el haber dejado de fumar.
  • La sensación de hambre en ocasiones es una forma errónea de desencadenar el fumar, no coma golosinas porque puede aumentar de peso.
  • Haga una alcancía con el dinero que gastaba en comprar cigarros, notará el ahorro.
  • Dígale a sus amigos, compañeros de trabajo y familiares que ha decidido dejar de fumar para que lo apoyen.
  • Si tiene una recaída, no se desanime, vuelva a intentarlo.
  • Más del 20% de fumadores han pretendido dejar el cigarro varias veces, antes de lograrlo en forma definitiva.


    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO