La salud: el mejor regalo que puede darle a su hijo

Este día del niño es un buen pretexto para reflexionar sobre la salud de sus pequeños. Aunque posiblemente en este momento a los reyes de la casa sólo les importe jugar, divertirse y hacer las labores escolares, siempre es recomendable estar atento a la salud del menor, aún cuando éste no presente ningún síntoma de enfermedad; y consultar a su médico periódicamente.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más de cinco millones de niños debido a enfermedades causadas por su mismo entorno. Las más mortíferas son la diarrea y las afecciones respiratorias. La mejor manera de evitar que esa cifra crezca es tratar de convertir su ambiente en algo más saludable.

La variedad de riesgos ambientales a los que están expuestos los pequeños, a menudo al mismo tiempo y en el mismo lugar es inimaginable. Tal circunstancia sugiere mayor atención en las actividades que los niños realizan cotidianamente. Por tal motivo es recomendable revisar y tomar algunas precauciones en los lugares donde los niños se desenvuelven, tales como:

  • El hogar
  • La escuela
  • La calle
  • Las zonas de juego

Segura e indudablemente, habrá cosas que usted no pueda controlar, pero existen otras que están a su alcance, como:

El agua que consume:

  • Procurar que sea agua embotellada y con sellos inviolables.
  • Realizar un mantenimiento constante en cisternas y tuberías .
  • Evitar el consumo de agua corriente, especialmente en zonas afectadas por sustancias químicas peligrosas presentes, como plomo, flúor o arsénico.

Su higiene:

  • Mantener sanitarios limpios y desinfectados.
  • Recoger y desechar correctamente las heces de sus mascotas.
  • Tirar la basura en botes cerrados y mantenerlos fuera del alcance de los niños.
  • Lavarse las manos con jabón antes de las comidas y después de ir al baño, con lo que se reduce considerablemente el riesgo de enfermedades diarréicas.

El ambiente que lo rodea:

  • Mantener una buena ventilación.
  • No exponerlo al humo del tabaco, ya que el tabaquismo pasivo, también puede ocasionar trastornos respiratorios y otros efectos nocivos en su salud.
  • Utilizar gasolina sin plomo reduce la exposición de los niños al plomo y evita trastornos en su desarrollo.


Intoxicaciones accidentales:

  • Etiquetar y almacenar bajo llave los productos de limpieza, combustibles, solventes, plaguicidas y demás sustancias químicas que se utilizan en el hogar y la escuela.
  • Mantener fuera de su alcance los medicamentos, así como evitar la automedicación..

Accidentes en el hogar:

  • Instalar protecciones en las ventanas y barandillas en las camas.
  • Utilizar casco y equipo protector cuando anda en motocicletas, ciclomotores y bicicletas.
  • Utilizar asientos de seguridad para niños y cinturones de seguridad en los automóviles.
  • Elevar o cerrar la alacena de la cocina.
  • Vigilar a los niños cuando se encuentren cerca del agua.
  • No dejar objetos o líquidos calientes a su alcance.
  • Tener un botiquín a la mano para cualquier emergencia.

Es muy importante recordar que en la actualidad, existen diversos factores que ponen en peligro el bienestar de su hijo; explicarles los riesgos y consecuencias de sus actos, puede evitar muchos accidentes. Sin embargo, no hay que olvidar que, crear un ambiente sano y seguro es responsabilidad de los adultos.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO