PROCEDIMIENTOS
Síndrome de Sjögren

Es una enfermedad autoinmune, es decir, el sistema inmunológico ataca a las células del propio organismo. Cuando una persona sufre de este síndrome, el sistema inmunológico ataca las glándulas que producen las secreciones y humedad en los ojos, boca y otras membranas mucosas, necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Normalmente el sistema inmune nos protege de diversas enfermedades, destruyendo organismos que dañan nuestro cuerpo como; bacterias y virus. En el caso del síndrome de Sjögren, las células que luchan contra las enfermedades, pierden la capacidad de distinguir entre las células benignas y las malignas, por lo que atacan a las glándulas que segregan líquidos (como las salivales y las glándulas lagrimales). El daño a estas células es lo que no les permite trabajar adecuadamente, dando como resultado resequedad en la boca y en ojos.

Este síndrome está frecuentemente asociado a otros síntomas característicos de la artritis reumatoide o del lupus eritematoso sistémico. Esta enfermedad, también puede resecar las membranas mucosas que revisten el tracto gastrointestinal, la tráquea, la vulva y la vagina. A pesar de que puede afectar a cualquier persona, se presenta con más frecuencia en las mujeres mayores de 40 años.

Síntomas

En la mayoría de los casos, las personas con síndrome de Sjögren sólo presentan resequedad en la boca y los ojos.

Los ojos pueden presentar:

  • Enrojecimiento
  • Irritación
  • Comezón
  • Intolerancia a los lentes de contacto

La resequedad de los ojos puede dañar la córnea y al despertarse las personas tienen los párpados pegados. La falta de lágrimas puede incluso causar daños permanentes en el ojo.

La falta de saliva puede:

  • Entorpecer el sentido del gusto y el olfato
  • Dificultad al comer
  • Provocar caries

Otros síntomas generales que pueden sufrir los pacientes con este síndrome son:

  • Fatiga intensa, lo cual interfiere en sus actividades diarias
  • Adormecimiento y cosquilleo en las piernas y brazos
  • Dolor en las articulaciones y los músculos

Complicaciones

Pueden también afectarse otros órganos, como: los ganglios linfáticos, los riñones, el bazo, el páncreas, el hígado, y los nervios de la cara. En los pulmones y la tráquea, este síndrome provoca resequedad y los hace más susceptibles a enfermedades como la neumonía. Un 30% de las personas con el síndrome de Sjögren pueden llegar a presentar un tipo de artritis.

Diagnóstico

Los síntomas característicos de esta enfermedad como son la resequedad en los ojos y en la boca, y una inflamación articular, permiten al médico dar un diagnóstico preciso. Sin embargo, en ocasiones podrá solicitar varias pruebas para confirmar su diagnóstico, como medir la cantidad de lágrimas producidas (se coloca una cinta de papel filtro bajo cada párpado inferior y se observa la porción de la cinta que se moja).

Se pueden realizar algunas pruebas para evaluar la secreción de las glándulas salivales como:

  • Gammagrafía.- consiste en la administración de un contraste en la vena, la cual se acumula en las glándulas salivales.
  • Biopsia de las glándulas salivales.-ésta es la única prueba que confirma este padecimiento, ya que se toma una muestra del tejido de la glándula salival y se observa al microscopio.

Además un análisis de sangre puede detectar anticuerpos anormales.

Tratamiento

Desafortunadamente hasta el momento no hay cura para este padecimiento, sin embargo se pueden controlar algunos síntomas, por ejemplo:

  • La resequedad de los ojos pueden aliviarse con el uso de gotas especiales.
  • Utilizar gafas para proteger los ojos.
  • Consumir líquidos continuamente.
  • Masticar chicle sin azúcar o utilizar enjuague bucal, para mantener la boca fresca.
  • Tomar medicamentos que estimulen la producción de saliva si las glándulas no están muy dañadas.
  • Ingerir analgésicos para controlar el dolor y la hinchazón de las glándulas salivales.
  • El ácido acetilsalicílico y el reposo pueden reducir el dolor articulares, que regularmente son leves.
  • Evite tomar descongestionantes y antihistamínicos, ya que reducen la cantidad de saliva.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO