PROCEDIMIENTOS
Ictericia fisiológica del recién nacido

La Ictericia fisiológica del recién nacido, es la coloración amarillenta de la piel, de las membranas mucosas y de los ojos, ocasionada por el exceso de bilirrubina en la sangre. Esta alteración no se considera una enfermedad, y en la mayoría de los recién nacidos no es peligrosa.

La bilirrubina, es un pigmento producto de la descomposición normal de los glóbulos rojos, esta sustancia pasa por el hígado y se excreta como bilis a través de los intestinos. Sin embargo, cuando se acumula más rápido de lo que el hígado puede descomponerla y eliminarla del cuerpo, se produce la ictericia.

En los recién nacidos es común, y a menos que esté asociada con una condición anormal, desaparece al poco tiempo y sin tratamiento. Generalmente, aparece entre el segundo y el quinto día de vida y desparece al cabo de dos semanas.

Tipos de Ictericia

Tipo

Características

Ictericia Fisiológica

Más del 50 % de los recién nacidos, presentan este tipo de ictericia, la cual se presenta por la inmadurez del hígado del recién nacido.

Ictericia en bebés prematuros

Suele aparecer en bebés prematuros, ya que tardan más en regular la blirrubina.

Ictericia del lactante

Entre el 1 y el 2 % de los recién nacidos que toman leche materna pueden padecerlo, ya que algunas sustancias producidas en la leche de la madre, puede provocar que aumente el nivel de la bilirrubina.

También existe la ictericia patogénica prolongada, la cual puede tener muchas causas, como:

  • Atresia biliar, es la obstrucción de los conductos biliares, producidos por un trastorno en el desarrollo normal antes del nacimiento (en el útero).
  • Incompatibilidad ABO, es cuando el tipo de sangre (ABO) del feto es diferente al de la madre.
  • Incompatibilidad Rh
  • Galactosemia, incapacidad del organismo para metabolizar el azúcar.
  • Cefalohematoma
  • Politcitemia, incremento anormal de las células sanguíneas, principalmente de los glóbulos rojos.
  • Deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, defecto hereditario, que produce el rompimiento de los glóbulos rojos cuando la persona se expone a estrés por infección o a ciertos medicamentos.
  • Sepsis neonatal, infección causada por bacterias.
  • Infección por citomegalovirus congénito.
  • Toxoplasmosis congénita, infección causada por un parásito.
  • Sífilis congénita
  • Herpes congénito
  • Rubéola congénita
  • Administración de algunas drogas durante el embarazo
  • Síndrome de Crigler-Najjar, trastorno hereditario del metabolismo de la bilirrubina.
  • Anemia hemolítica congénita, disminución en el número de glóbulos rojos sanguíneos circulantes (anemia), causada por su destrucción prematura.
  • Fibrosis Quística
  • Talasemia, trastornos hereditarios, que producen de manera defectuosa la hemoglobina, lo cual provoca anemia
  • Hipotiroidismo congénito, enfermedad hereditaria que afecta el procesamiento de la bilirrubina en el hígado.

Tratamiento

Cuando los niveles de bilirrubina no son muy elevados, no necesita ningún tipo de tratamiento especial, con la exposición diaria al sol, de 15 a 20 minutos, puede ser suficiente. La radiación solar degrada las moléculas de bilirrubina y ayuda a eliminarla. También pueden emplearse algunas lámparas especiales, con el mismo propósito. En algunas ocasiones, este tipo de tratamiento, conocido como fototerapia, es necesario; por lo que el recién nacido debe de permanecer algunos días en el hospital.

El incrementar el número de veces que se alimenta al bebé, puede ayudar a eliminar la bilirrubina que llega al intestino.

Sólo en ocasiones muy especiales, puede ser necesario realizar un recambio de la sangre, exsanguineotransfusión, con el propósito de eliminar la bilirrubina. Sólo el pediatra determinará si es necesario este procedimiento, ya que debe de realizarse en condiciones muy especiales, en un hospital y de preferencia en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Cuando la ictericia empieza a disminuir, generalmente continúa bajando hasta desaparecer. Si la ictericia perdura por más de 3 semanas, consulte a su médico inmediatamente, para evitar futuras complicaciones.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO