PROCEDIMIENTOS
Tortícolis

La tortícolis es una torcedura del cuello que provoca dolor al movimiento, además de incapacidad para girar o mover la cabeza de forma natural. El dolor y la contracción puede expandirse a los hombros o la cabeza.

Causas

Esta torcedura se puede producir por una irritación de los nervios cervicales, lo que puede provocar una contracción o espasmo en los músculos del cuello. Esta irritación puede ser provocada por:

  • Movimientos bruscos del cuello
  • Lesión traumática (latigazo)
  • Dormir en una posición incómoda
  • Ansiedad
  • Quemadura
  • Lesiones musculares del cuello al nacer
  • Infección causada por una bacteria o virus
  • Consecuencia de una hernia de disco a nivel cervical
  • Cualquier lesión que provoque cicatrices profundas

Síntomas

Aunque cada persona puede sufrir de manera diferente los síntomas, los más comunes son:

  • Dolor de los músculos del cuello o dolor de la columna
  • Imposibilidad de girar la cabeza, por lo general la única manera de aminorar el dolor es manteniéndola hacia un lado
  • Espasmos de los músculos del cuello
  • Posición extraña del mentón
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de cuello

Los síntomas pueden ser parecidos a los de otras enfermedades o alteraciones, por lo que es muy importante consultar a su médico para que realice un diagnóstico oportuno. Basado en un examen físico y la historia médica completa.

Complicaciones

Aunque suele ser poco frecuente, la tortícolis puede complicarse y producir algunos síntomas neurológicos por compresión de las raíces nerviosas, como dolor de cabeza, dificultad de concentración, sueño no reparador, vértigos o mareos, entre otros.

Tratamiento

Para determinar el tratamiento adecuado el médico tomará en cuenta las características particulares del paciente, como:

  • Edad
  • Estado general de salud
  • Historia médica
  • La gravedad de la torcedura

En general el tratamiento puede incluir:

  • Descanso de los músculos del cuello
  • Terapia de calor local
  • Terapia de ultrasonido
  • Fisioterapia
  • Medicamentos relajantes musculares (recomendados por su médico)
  • Cirugía


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO