PROCEDIMIENTOS
Osteomielitis

Es una infección del hueso, generalmente provocada por una bacteria, aunque también, en algunos casos, por un hongo.Cuando se infecta el hueso, a menudo se inflama la médula ósea. El tejido inflamado presiona contra la pared exterior del hueso, los vasos sanguíneos de la médula pueden comprimirse, reduciendo o interrumpiendo el suministro de sangre al hueso. La infección puede también avanzar por fuera del hueso y formar acumulaciones de pus (abscesos) en los tejidos blandos cercanos como el músculo.


Causas


Los huesos, que normalmente están bien protegidos de la infección, pueden infectarse por tres vías:

  • El flujo sanguíneo: por infecciones bacterianas en la sangre, que se propagan al hueso. Este tipo de osteomielitis es más común en bebés y niños, y suele afectar a los huesos largos como el fémur o el húmero. En los adultos, la osteomielitis aparece a menudo en las vértebras de la columna. La infección puede deberse a una lesión traumática (por ejemplo una fractura), penetración de objetos contaminados (inyecciones frecuentes con jeringas no esterilizadas), un procedimiento quirúrgico o el uso de una prótesis.
  • La infección en los tejidos blandos: Las personas cuyo sistema inmunológico está debilitado son más propensas a desarrollar osteomielitis. Esto incluye personas que padecen la enfermedad de células falciformes, el virus de inmunodeficiencia humana, o que reciben radioterapia o medicamentos como quimioterapia o esteroides. También puede deberse a ulceras de la piel causadas por mala circulación, por pie diabético, por infección de los senos paranasales, de los dientes o de la encía.

Síntomas

La osteomielitis puede manifestarse de forma repentina, lenta y leve o bien puede tratarse de un problema crónico. Según el origen de la infección, los síntomas varían:

Infecciones óseas por flujo sanguíneo y en tejidos blandos:

  • Fiebre
  • Náuseas
  • Dolor en el hueso.
  • Sensibilidad al tacto
  • Inflamación e hinchazón de la zona afectada
  • Enrojecimiento y calor en la región afectada
  • Dolor por movimiento
  • Rigidez de la espalda (cuando se presenta en la vértebras)


Osteomielitis crónica:

  • Dolor e hinchazón en la zona localizada encima del hueso
  • Abscesos en los tejidos circundantes
  • Supuración constante o intermitente a través de la piel.

En ocasiones, este tipo de infección pasa inadvertida durante mucho tiempo. Ya que puede no producir síntomas en meses, así que es recomendable realizarse periódicamente chequeos de rutina y acudir al médico ante cualquier malestar.

Diagnóstico

La osteomielitis puede detectarse a través de diferentes procedimientos, por ejemplo:

Tratamiento


Está encaminado a aliviar la infección y a prevenir las complicaciones que pudieran presentarse. Éste puede llevarse a cabo a través de medicamentos (antibióticos), o en caso de que el padecimiento haya avanzado, posiblemente se requiera cirugía (se puede extirpar el tejido óseo muerto y llenar este espacio con injerto óseo o con material para estimular el crecimiento de tejido óseo nuevo).

Complicaciones


Cuando la osteomielitis no es detectada a tiempo, a largo plazo pueden presentarse complicaciones como:

  • Fracturas del hueso afectado
  • Gangrena
  • En el caso de los niños, puede atrofiar su crecimiento
  • Amputación

Prevención


La mejor manera de prevenir la osteomielitis es la práctica de ejercicio, y acudir al médico periódicamente para realizarse chequeos de rutina. De esta manera se puede evitar que la enfermedad transcurra silenciosamente, y gracias a la detección temprana es posible evitar futuras complicaciones.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO