PROCEDIMIENTOS
Diabetes: alimentación saludable

Primero, lo primero…

Una de las mejores cosas que uno puede hacer por su salud es seguir una dieta balanceada. Y esto es aún más importante cuando se tiene diabetes. Una buena dieta le ayudará a controlar los niveles de glucosa en la sangre, y a mantenerse saludable.

La importancia de la dieta.

Las personas que padecen de diabetes tiene niveles muy elevados de glucosa en la sangre, la meta principal del tratamiento es mantenerlos bajos. Tener niveles elevados de glucosa puede eventualmente causar enfermedades de los nervios, los vasos sanguíneos, los riñones y los ojos.

La base de una alimentación saludable.

La mejor dieta para una persona con diabetes es igual que la mejor dieta para cualquier persona. Esta dieta es:

  • Baja en grasas.
  • Tiene sólo cantidades moderadas de proteínas.
  • Es alta en carbohidratos complejos, como los de los frijoles, las verduras y los granos (panes, cereales, fideos y arroz).

    Una dieta saludable consiste de alimentos de todos los grupos: granos, frutas, verduras, carnes y productos lácteos. Para que la dieta sea más saludable, se puede comer:

    • Pan de trigo integral o de centeno, en vez de pan blanco.
    • Arroz o cebada en lugar de arroz blanco.
    • Avena o cereal sin azúcar, en vez de cereales azucarados.
    • Fruta fresca o congelada sin azúcar, en vez de fruta enlatada o congelada con azúcar.
    • Clara de huevo, o sustituto de huevo, en vez de huevo entero.
    • Quesos bajos en grasas en vez de los quesos comunes.
    • Carne blanca de pollo o pavo sin piel, en vez de carne oscura, o con piel.
    • Carne magra de puerco o de res, en vez de cortes con grasa como costillas, o vísceras.
    • Verduras frescas o congeladas en vez de verduras con salsas cremosas.
    • Aceite de oliva, aceite de cártamo o margarina en vez de mantequilla, grasa o manteca.
    • Leche descremada, en vez de leche entera.
    • Yogurt sin grasa, en vez de yogurt común.
    • Jugos naturales, en vez de bebidas de jugos con azúcar.
    • Fruta, en vez de jugo de fruta.
    • Fruta de postre, en vez de repostería, pasteles, pays, galletas o helados.
    • Refrescos sin azúcar, en vez de los comunes.

    El plan de alimentación.

    Todas las personas son diferentes. Usted y su nutriólogo elaborarán un plan de alimentación especial. Para asegurarse de que el plan está adaptado a su vida comuníquele a su nutriólogo:

    • Cuáles alimentos le agradan, y cuáles no.
    • Sus actividades cotidianas.
    • Qué otros problemas de salud tiene.
    • Sus hábitos de ejercicio.

    Los planes de alimentación deben incluir un programa de comidas y bocadillos entre comidas. Si tiene diabetes tipo 1, su plan deberá establecer que cada día tome el mismo numero de calorías. Aproximadamente a la misma hora.

    ¿Hay alimentos prohibidos?

    No hay ningún alimento que una persona con diabetes deba evitar de por vida. Pero hace falta precaución con ciertos alimentos.

    Azúcar. Las investigaciones más recientes han revelado que todos los carbohidratos (azúcares) se digieren casi a la misma velocidad. No hay diferencia entre carbohidratos sencillos (como el pan). Ambos tipos elevan los niveles de glucosa a un grado casi igual.

    Por ello, el azúcar ya no está prohibida. Pero se le debe integrar en el plan de alimentación, sustituyendo a otros carbohidratos. Esto lo debe consultar con su nutriólogo.

    También hay que recordar que el azúcar contiene calorías, pero sin vitaminas. A menudo, los alimentos con azúcar también contienen grasas. De modo que si uno está tratando de bajar de peso, le puede convenir evitar los alimentos que contienen azúcar. La Sociedad Americana de Diabetes considera que, en cantidades moderadas, algunos endulzantes artificiales son seguros. Estos son sacarina, aspartame (NutraSweet) y acesulfame potásico (Sweet One).

    Alcohol. La mayoría de las personas que padecen de diabetes pueden tomar una copa, con sus alimentos, de vez en cuando. Si desea tomar bebidas alcohólicas, consulte con su especialista en diabetes y con su nutriólogo. Si ellos creen que el consumo de alcohol es seguro para usted, le ayudarán a integrarlo en su plan de alimentación.

    Algunas sugerencias para beber en forma segura son:

    • No beba con el estómago vacío, ya que hasta una copa puede causar una reacción de baja glucosa en la sangre.
    • Si toma medicamentos, aunque sean hipoglucemiantes, consulte a su médico antes de beber.
    • Escoja bebidas bajas en azúcar y alcohol. Las sangrías y los vinos para después de comer (digestivos), como los oportos y licores, son altos en azúcar. Las cervezas ligeras y los vinos secos (de cualquier color) son buenas opciones.
    • Mida el nivel de glucosa en su sangre antes, mientras y después de beber.

    Bajar de peso.

    Si tiene diabetes tipo 2, bajar de peso puede ser una parte importante de su tratamiento para la diabetes. Ayudará a que su cuerpo aproveche mejor la insulina. También, la reducción de peso puede ayudar a que le baje la presión arterial y a reducir el riesgo de una enfermedad del corazón.

    La Mayoría de las personas tratan de bajar de peso mediante "dietas" que implican un cambio de hábitos alimenticios, pero sólo lo suficiente para perder peso. Pero estás "dietas" pocas veces funcionan, ya que los kilos que se perdieron, se recuperan una vez que uno regresa a los malos hábitos alimenticios. La mejor manera de perder peso es adoptar un plan de alimentación saludable.

    Con un plan así, uno toma menos calorías porque se está saciando con alimentos saludables, no con comidas grasosas. Debe decidir con su médico cuánto peso necesita bajar. A veces de unos 5 a 10 kilos bastan para controlar la diabetes tipo2.

    También debe decidir cuánto desea bajar cada semana. No debe bajar más de 500 gramos a 1 kilo. La pérdida lenta de peso es más saludable y más fácil.

    El ejercicio también puede ayudar a bajar de peso porque quema calorías.

    Lo cotidiano.

    Restaurantes. Actualmente hay muchos restaurantes que ofrecen platos saludables. Para que coma saludable aún si no come en su casa:

    • Haga una reservación para poder tomar sus alimentos a la hora apropiada.
    • Trate de evitar las horas de mayor afluencia a los restaurantes, ya que su comida se podría demorar .
    • No se inyecte insulina hasta que le hayan traído su comida.
    • Pida que le sirvan por separado las salsas, mantequilla, crema agria, aderezos de ensaladas, el jugo de la carne horneada y otros agregados de alto contenido en grasa.
    • Evite alimentos como carnes empanizadas, alimentos fritos, tocino y sopas cremosas.
    • Escoja los alimentos mencionados en el menú como buenos para el corazón o bajos en calorías. Si no hay estos comentarios, pida alimentos hechos al horno, asados o a la parrilla.
    • Coma sólo sus porciones normales. Llévese el resto a su casa para otra comida.

    Comida rápida. La comida rápida tiende a ser comida engordante. Para que su comida sea más saludable:

    • Evite pedir sandwiches "complementados", ya que generalmente lo adicional son los ingredientes grasosos, como queso o carne. Mejor pida un sándwich sencillo.
    • Casi siempre la pizza es una buena opción. También los sandwiches de roast beef, pavo o pollo; sin empanizar y sin aderezos.
    • Busque sandwiches "ligeros", anunciados como bajos en grasa.
    • Pida que no le pongan mayonesa.

    Cuando viaja. La clave para comer en la carretera (o en el aire) es planear anticipadamente.

    • Si va a volar, ordene una comida especial para personas con diabetes cuando reserve su vuelo.
    • No se inyecte insulina hasta que le hayan traído su comida.
    • Lleve algún bocadillo como fruta, galletas saladas, pasitas, barras de granola y galletitas con queso o crema de cacahuate.
    • Lleve alguna forma de azúcar para poder tratar reacciones de baja de glucosa en la sangre.
    • Si en el avión pide un refresco dietético, pídalo en la lata, Así tendrá la seguridad de que no le den un refresco azucarado por error.

    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO