PROCEDIMIENTOS
Gingivitis

La gingivitis es la inflamación de las encías provocada por la acumulación de placa bacteriana sobre la línea gingival de los dientes.

Causas

La causa principal de la gingivitis es un aseo inadecuado de los dientes. El cepillado incorrecto permite que se acumule la placa bacteriana que es una capa blanda y viscosa formada principalmente por bacterias. Cuando esta placa permanece en los dientes por más de 72 horas se solidifica convirtiéndose en sarro, que suele quedar atrapado en la base de los dientes. La placa bacteriana y el sarro irritan las encías provocando inflamación, dolor, sensibilidad y fácil sangrado.

Otras causas de la gingivitis pueden ser:

  • Encías lastimadas por un cepillado incorrecto y muy vigoroso.
  • Los cambios hormonales que se registran en el embarazo incrementan la sensibilidad en las encías.
  • Deficiencia de vitamina C y B3 (Niacina).
  • Algunos medicamentos pueden causar un crecimiento de encías, lo cual dificulta la remoción de la placa bacteriana.
  • Algunas enfermedades como la diabetes y la leucemia.
  • Tabaquismo

Síntomas

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa y del grado de la gingivitis. Los más comunes son:

  • Encías enrojecidas e inflamadas
  • Las encías sangran con facilidad
  • Mal aliento
  • Hipersensibilidad dental
  • Dientes flojos

El dentista puede diagnosticar la gingivitis mediante un examen minucioso de la boca. Generalmente la placa bacteriana, el sarro en la base de los dientes, así como la inflamación de las encías son fácilmente detectados. En ocasiones, el médico podrá solicitar un estudio de Rayos X para determinar si también existe un problema de periodontitis, que es cuando la inflamación se ha extendido a las estructuras que rodean y sostienen los dientes.

Tratamiento

El dentista debe limpiar perfectamente los dientes y para ello en muchas ocasiones utilizará varios instrumentos para aflojar y remover los depósitos de placa. Este procedimiento puede resultar doloroso, pero al cabo de una o dos semanas notará la reducción de la sensibilidad y el sangrado de las encías. Dependiendo de la rapidez con que se forme el sarro, la limpieza profesional puede necesitarse hasta cada tres meses, consulte a su dentista si presenta algún síntoma de gingivitis.

Prevención

Llevar a cabo una adecuada higiene oral es la mejor manera de prevenir la gingivitis ya que permite remover la placa bacteriana que causa el problema. Los dientes deben cepillarse cuando menos dos veces al día (lo ideal es hacerlo tres veces al día, después de cada comida) y es recomendable utilizar el hilo dental una vez al día para remover la placa que se acumula entre los dientes.

El dentista puede recomendar algunos instrumentos especiales para la higiene oral a las personas propensas a acumular depósitos de placa, entre ellos están algunos cepillos, palillos especiales o un aparato que limpia los dientes mediante la irrigación de agua a presión.

Estos cuidados en combinación con una o dos visitas anuales al dentista pueden reducir en buena medida el riesgo de padecer gingivitis o alguna otra enfermedad periodontal.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO