PROCEDIMIENTOS
Diabetes: el cuidado de los pies

Primero, lo primero...

Las personas que padecen diabetes pueden tener problemas con los pies, pero un buen cuidado puede mantenerlos sanos.

La diabetes puede causar daño a los nervios, y cuando los nervios de los pies no están sanos, es fácil tropezarse y lastimarse. Uno también se los puede quemas, o tal vez pisar una tachuela sin darse cuenta. El daño a los nervios también interfiere con la sudoración, y los pies se vuelven resecos.

La diabetes también puede causar mala circulación de la sangre, lo que retarda o impide la cicatrización de heridas. La falta de sangre puede hacer que los pies estén fríos, azulados o hinchados.

El primer paso para tener los pies sanos, es el uso de Zapatos cómodos y calcetines que los protejan y acolchen.

  • No compre zapatos en tiendas no especializadas. Que las medidas de los zapatos sean verificadas por un profesional.
  • Compre y use solo zapatos cómodos, de buen apoyo, con tacones bajos y el suficiente espacio para mover los dedos.
  • Que los zapatos de vestir sean de cuero; los zapatos para caminar son una buena opción para uso informal.
  • Ablande lentamente sus zapatos nuevos.
  • Revise los zapatos antes de usarlos y vea que no tengan piedritas, clavitos uotros objetos.
  • Use calcetines sin costuras ni secciones remendadas. Las costuras pueden frotar los pies y causarles ampollas o llagas.
  • No use medias ni calcetines limpios todos los días.
  • Si sus pies están adoloridos, los calcetines acolchados pueden hacer que caminar sea más doloroso.
  • Los calcetines de materiales calientes son el mejor remedio para los pies fríos.
  • No utilice una almohada eléctrica ni una bolsa de agua caliente para calentarse los pies, por que se los puede quemar.

Si se cuida los pies todos los días tendrá menos problemas. Algunas sugerencias son:

  • Lávese los pies todos los días y séquelos cuidadosamente, especialmente entre los dedos.
  • Revisé sus pies en busca de llagas, callosidades, manchas rojas, hinchazón o ampollas. También tóqueselos para sentir si hay puntos fríos o calientes.
  • No camine descalzo. Se puede quemar o cortar los pies.
  • Utilice diariamente una lima o piedra pómez para rebajar las callosidades.
  • No se corte usted mismo callosidades, mejor acuda a un pedicurista si hace falta retirarlos.
  • No fume. Fumar dificulta la circulación sanguínea.
  • Limpie inmediatamente cualquier herida, y consulte a su médico, sin importar lo pequeño que ésta sea. Una cortadura insignificante en un pie puede crecer e infectarse rápidamente. También conviene acudir a su médico si le salen ampollas, si la piel se agrieta, o si le duelen los pies.
  • Utilice crema para la piel (¡pero no entre los dedos!) para que los pies resecos se suavicen.
  • Córtese las uñas en línea recta. Lime los bordes para que queden lisos, y no irregulares. Cerciórese de que el médico que le atiende de la diabetes, le revise los pies en cada visita.
  • Mantenga controlada su diabetes. Los niveles altos de glucosa en la sangre, son la principal causa de los problemas en los pies.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO