PROCEDIMIENTOS
Todo sobre la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica y a menudo incapacitante del sistema nervioso central que afecta generalmente a los adultos jóvenes (entre 20 y 40 años).  El sistema nervioso central controla todo lo que hacemos a través de una compleja cadena de nervios y fibras interconectadas que se extienden por todo nuestro cuerpo. Las fibras nerviosas se encuentran cubiertas por una vaina de mielina, que es la que permite la conducción de impulsos eléctricos hacia distintas partes del cuerpo.

Algunos procesos como la inflamación o un derrame cerebral, entre otros, destruyen la vaina de mielina que en ocasiones es capaz de regenerarse a sí misma, restableciendo la función nerviosa. Cuando el daño es muy grande, el nervio en el interior de la vaina suele morir, provocando un daño irreversible. El término esclerosis múltiple se refiere a las múltiples áreas de cicatrización (esclerosis) que representan los diversos focos de desmielinización en el sistema nervioso.

Causas 
Aunque se desconocen las causas precisas, diversos estudios indican que son varios los factores que pueden dar origen a la esclerosis múltiple.

  • Inmunológico: La esclerosis múltiple involucra un proceso autoinmune, en el cual el cuerpo humano produce anticuerpos contra su propia mielina, esto provoca daño e inflamación a la vaina de la mielina.
  • Ambiental: El porcentaje de riesgo de padecerla es mayor en personas que vivieron en climas templados durante su infancia, menor en personas que vivieron en los trópicos y muy poco frecuente entre los que pasaron los primeros años de su vida cerca del ecuador. Diversos estudios científicos han demostrado que las personas que viven en una zona del mundo considerada como de alto riesgo de Esclerosis Múltiple y se mudan a una zona de menor riesgo antes de la adolescencia, reducen las probabilidades de padecer esta enfermedad. Esto podría significar que si una persona está en contacto con algún agente ambiental antes de la adolescencia puede tener mayor predisposición a desarrollar esclerosis múltiple.
  • Viral: Existen muchos motivos para sospechar que algún virus pueda ser el factor que provoca la Esclerosis Múltiple. Esto puede deberse a que la exposición a numerosos virus ocurre en la infancia, y a que algunos de éstos pueden provocar inflamación y desmielinización.
  • Genético: A pesar de no ser una enfermedad hereditaria, al parecer el factor genético juega un papel en la aparición de la Esclerosis Múltiple. Si un familiar en primer grado (padres o hermanos) la padece, las probabilidades de que los hijos la desarrollen serán mayores. Algunos neurólogos creen que esto se debe a que los integrantes de una misma familia pueden tener en común ciertos factores genéticos con predisposición a reaccionar ante algún agente ambiental que a la larga provoque una respuesta autoinmune.
  • Síntomas 
    Los síntomas son muy variables ya que dependen de los nervios afectados. Cada nervio controla funciones y sensaciones diferentes. Los síntomas pueden variar no sólo de una persona a otra, sino de un día a otro en una misma persona. Algunos surgen de forma repentina mientras que otros aparecen gradualmente. Éstos pueden dividirse en motores y sensitivos.

    Algunos síntomas motores, son:

  • Debilidad
  • Torpeza al realizar movimientos
  • Visión doble o nublada
  • Rigidez
  • Falta de control en brazos y piernas
  • Falta de equilibrio
  • Algunos síntomas sensitivos pueden ser:

  • Mareos
  • Hormigueo o entumecimiento en las extremidades, en el tronco o en la cara
  • Problemas en la función sexual
  • Sensibilidad al calor
  • Tipos de Esclerosis Múltiple
    La enfermedad sigue diferentes patrones que algunos médicos han clasificado de la siguiente manera:

  • Forma recurrente-remitente: La mayoría de las personas con esclerosis múltiple presentan periodos activos que duran desde unos cuantos días hasta varios meses y en los que los síntomas pueden empeorar o aparecen algunos nuevos.
  • Forma progresiva crónica: En algunos casos los enfermos de esclerosis múltiple experimentan un empeoramiento gradual de algunos síntomas a lo largo del tiempo.
  • Forma crónica estable: Los síntomas no varían ni desaparecen y la enfermedad no produce nuevos síntomas durante largos periodos.
  • ¿Cómo se diagnostica?
    No es fácil diagnosticar la Esclerosis Múltiple debido a que los síntomas son similares a los de muchas otras enfermedades. Lo más recomendable ante la presencia de dos o más síntomas por un tiempo prolongado es consultar al neurólogo. Si después de la revisión el médico sospecha que pudiera tratarse de esclerosis múltiple, requerirá varios estudios del sistema nervioso para poder confirmar el diagnóstico.

    Uno de ellos es la resonancia magnética que permite determinar la presencia de áreas del cerebro que han sufrido pérdida de mielina. Existen también pruebas que registran las respuestas eléctricas en el cerebro cuando se estimulan los nervios. La respuesta suele ser más lenta en personas con esclerosis múltiple como resultado de la desmielinización.

    Otro estudio consiste en extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo para determinar los niveles de glóbulos blancos y proteínas, que suelen ser más altos de lo normal en personas que padecen esta enfermedad. También puede existir un aumento de la concentración de anticuerpos porque involucra un proceso autoinmune.

    Tratamiento 
    Aunque en realidad no existen medicamentos que logren curar por completo la esclerosis múltiple, consulte con su médico las opciones de tratamiento que existen y cuál es la que requiere en su caso. Hay tratamientos que pueden controlar la evolución natural de la enfermedad; otros ayudan a aliviar los síntomas y las complicaciones que impiden al paciente realizar sus actividades cotidianas; y otros están mayormente dirigidos a rehabilitar las funciones afectadas.

    La terapia física es de gran ayuda para contener los efectos de la esclerosis múltiple ya que permite mejorar y mantener el equilibrio, la coordinación y el movimiento de las coyunturas, reducir la aparición de espasmos musculares y mantener los patrones normales de movimiento. Diversos estudios científicos indican que una dieta balanceada puede jugar un papel positivo en la esclerosis múltiple.

    Al parecer se ha encontrado una correlación entre las áreas geográficas de mayor incidencia de la enfermedad y un consumo alto de grasas saturadas, presentes en productos lácteos y carne. En cambio en lugares donde se consumen grasas polinsaturadas (aceites vegetales y de pescado) la incidencia tiende a ser menor. Muchas personas con esclerosis múltiple suelen llevar una vida activa aunque pueden cansarse fácilmente por lo que no es recomendable que se comprometan con demasiadas obligaciones.

    Rehabilitación 
    El programa de rehabilitación de una persona con esclerosis múltiple dependerá del rango, la severidad y la progresión de los síntomas y puede ayudar a lograr ciertos objetivos como:

  • Restaurar funciones esenciales para su vida cotidiana.
  • Ayudarle a alcanzar cierto grado de independencia.
  • Promover una mayor participación familiar.
  • Permitir al paciente tomar decisiones adecuadas en relación a sus propios cuidados.
  • Capacitar al enfermo en el uso de aparatos de apoyo tales como bastones, muletas o andaderas.
  • Establecer un programa de ejercicios adecuados que propicien fuerza muscular, resistencia y control.
  • Restablecer habilidades motrices.
  • Mejorar las formas de comunicación en los pacientes que tienen dificultad para hablar debido a la debilidad y/o falta de coordinación en la cara y músculos de la lengua.
  • Manejo apropiado de los problemas de incontinencia.

  • Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO