PROCEDIMIENTOS
Estrabismo

El estrabismo es un trastorno muscular que ocasiona la pérdida del paralelismo de los ojos, es decir, la desviación de uno o ambos ojos en cualquier dirección en relación a la visión de frente. Esta desviación puede ser constante o intermitente. En ocasiones no se aprecia con facilidad pero, en casos severos, puede ocasionar importantes problemas estéticos y de visión.

Este trastorno se divide en:

  • Horizontal: el ojo se desplaza bien hacia dentro o hacia fuera.  
  • Vertical: en este caso un globo ocular va hacia arriba y el otro hacia abajo.
  • Cabe destacar que nuestros ojos funcionan en forma sincronizada para que la imagen de cada uno de ellos llegue al cerebro y pueda ser procesada adecuadamente. Sin embargo, en el caso del estrabismo esto no sucede, ya que un ojo tiende a desviarse, por lo que la persona ve hacia dos puntos diferentes; esto provoca que el cerebro no pueda unir estas imágenes, provocando una serie de complicaciones posteriores.

    El estrabismo puede ser:

  • Congénito, se presenta desde el nacimiento.
  • Acomodativo, aparece después de los dos años de edad, como consecuencia de un defecto visual llamado hipermetropía.
  • Secundario, afecta a personas mayores por diversas causas, como:
  • Traumatismos
  • Diabetes
  • Enfermedades de la glándula tiroides
  • Parálisis facial
  • Tipos 

  • Endotropías: Aparece cuando los ojos están desviados hacia dentro. Este tipo se divide en: acomodativa (desviación de los ojos causada por un esfuerzo de acomodación a medida que éstos tratan de aclarar la imagen) y no acomodativa (que normalmente se debe a un deterioro de la fase acomodativa).
  • Exotropías: En este caso los ojos se encuentran desviados hacia afuera y su aparición suele ser tardía. 
  • Hipotropías: Los pacientes que tienen este tipo de padecimiento presentan una orientación del ojo hacia abajo. 
  • Hipertropías: Por último, en este caso los ojos se desvían hacia arriba. 
  • Cuando el niño sufre de una desviación constante hacia fuera, es importante descartar algún tipo de patologías oculares asociadas, como: 

  • Cataratas
  • Lesiones de retina
  • Lesiones del nervio óptico
  • Trastornos de la refracción (miopía, astigmatismo, etc.)
  • Síntomas

  • Desviación de un ojo.
  • Disminución de la agudeza visual de un ojo con respecto al otro, (ojo vago o ambliopía).
  • Posiciones anormales de la cabeza, (desviaciones, inclinación, tortícolis).
  • Diplopía o visión doble, cuando el estrabismo surge en edad adulta
  • Mal cálculo de las distancias y relieves.
  • Causas 
    Intervienen numerosos factores, como la herencia familiar, ya que se puede tener cierta predisposición a sufrir este trastorno. También puede deberse a una alteración de los músculos del ojo motivada por una mala visión, infecciones,  tumores o traumatismos.

    Uno de los factores que influyen primordialmente es el hereditario, mencionado anteriormente y asociado a diversas causas, como:

  • Sufrimiento fetal
  • Infecciones
  • Tumores
  • Traumatismo
  • Factores emocionales
  • Detección 

    Es normal que un recién nacido o con pocos meses de vida, tuerza los ojos hacia adentro, es decir, que "haga bizcos", lo cual no significa que tenga estrabismo; sin embargo, si esto se prolonga será necesario consultar a su especialista. La mejor forma de detectarlo es mirar de frente a los ojos del niño, mientras él dirige su mirada a los nuestros. La detección temprana del estrabismo es fundamental para que su tratamiento sea eficaz, es muy importante que empiece de preferencia antes de los seis años.

    Tratamiento 

    El objetivo de tratamiento es evitar la pérdida de visión (ambliopía).

    Médico: Corrección óptica, gafas, oclusiones con parches, cristales, ejercicios musculares. Todo está preparado para  recuperar la visión del ojo vago y mejorar la acción de los músculos.
    Quirúrgico: La intervención quirúrgica busca fortalecer o debilitar los músculos del ojo; se utiliza cuando el tratamiento médico no es suficiente y los ojos persisten "desviados". La cirugía se puede hacer sobre varios músculos de un solo ojo o de los dos.

    En caso de que sea necesaria la intervención quirúrgica, el oftalmólogo debe informar los riesgos particulares de cada caso, los más frecuentes son:

  • Una segunda intervención, para conseguir los resultados deseados
  • Infecciones
  • Reacciones alérgicas
  • Quistes en las zonas externas de las incisiones quirúrgicas
  • Caída del párpado superior (poco frecuente)
  • Recomendaciones

  • Todos los recién nacidos deben ser revisados por el oftalmólogo, ya que su función visual y  desarrollo se van a determinar en los primeros meses de vida.
  • Se debe de diagnosticar lo antes posible para valorar la causas que lo producen, evitar o tratar la ambliopía (ojo vago) y descartar patologías oculares asociadas, así como enfermedades del sistema nervioso central.
  • El tratamiento y la vigilancia se debe seguir hasta la adolescencia, aunque la situación estética sea normal. 
  • En Hospitales Angeles
    queremos un México lleno de vida.


    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO