PROCEDIMIENTOS
Síndrome de Muerte Infantil Súbita, ¿se puede prevenir?

El Síndrome de Muerte Infantil Súbita (SMIS), también conocido como "Muerte de Cuna", se refiere a la muerte repentina e inesperada de un bebé aparentemente sano. Generalmente se presenta en bebés de un mes hasta un año de edad, aunque es más común que ocurra durante los primeros cuatro meses de vida. Estudios recientes demuestran que estos casos son más frecuentes en niñas y la mayoría ocurre durante el otoño, invierno y principios de la primavera.

Factores de Riesgo
Uno de los principales factores de riesgo es la posición en que duerme el bebé, la cual debe ser boca arriba. Otro factor que lo puede propiciar, es que la madre fuma durante el embarazo (también aumenta el riesgo de que el bebé sea prematuro o tenga peso escaso). Es conveniente que este hábito no esté presente durante el embarazo y los primeros meses de vida del bebé.

Dos tercios de las muertes de cuna suceden en invierno, cuando los bebés están muy abrigados. Muchos padres aumentan la cantidad de ropa de cama cuando el bebé está enfermo. También, es muy importante tener cuidado con los bebés que al nacer tengan las  siguientes características:

  • Prematuros que presentan apneas o pausas prolongadas sin respirar.
  • Lactantes que presentan una apnea de causa desconocida o sensación de falta respiración, cambios de coloración, piel morada o pálida, pérdida de tono muscular o fuerza, con aspecto de muerte inminente y que se recupera sólo después de una reanimación vigorosa. Después, estos niños presentan signos físicos normales, sin embargo, es muy importante aclarar las circunstancias del episodio y definir sus características, ya que las posibilidades de reincidencia son muy altas.
  • Los padres deben tener en cuenta que la muerte de un bebé en estas condiciones no es el resultado de un descuido; desgraciadamente, le puede ocurrir a cualquier bebé. El SMIS tampoco es causado por vómito u otras enfermedades de menor importancia, por vacunas u otras inmunizaciones, no es contagioso y tampoco es la causa de cada muerte infantil inesperada.

    Hoy día no se sabe la causa exacta de este síndrome, por lo que NO existen medidas específicas que garanticen su prevención. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que los padres pueden seguir para reducir el riesgo.

    Medidas para reducir el riesgo

  • Acueste a su bebé boca arriba o de lado (siempre y cuando no exista una recomendación de su médico de que duerma boca abajo, lo cual podría suceder si el niño sufre de reflujo gastroesofágico severo o malformaciones craneofaciales).
  • No fume durante y después del embarazo. Proporcione un ambiente libre de humo de cigarro.
  • Use un colchón firme en la cuna. No coloque en almohadas, peluches, cobijas muy gruesas y/o edredones.
  • Amamante a su bebé, ya que esto lo mantiene sano.
  • No sobrecaliente a su bebé, es decir, no lo abrigue con demasiada ropa.
  • Evite que la cabeza del bebé pueda quedar cubierta por las cobijas, tapando al bebé hasta la altura de los hombros, de tal manera que sus brazos queden por fuera de la sábana y/o cobija.
  • Coloque al bebé de tal manera que sus pies toquen el borde de la cuna, para que no pueda resbalarse por debajo de las cobijas.
  • Si su bebé tiene fiebre no le ponga más ropa, mejor quítele algunas prendas para que pierda calor.
  • Si piensa que su bebé se siente mal no dude en consultar a su médico.
  • Afortunadamente en la actualidad existen algunos aparatos, como un monitor respiratorio infantil, que puede ayudar a prevenir la Muerte de Cuna, pues avisa a los padres cuando su bebé tiene una apnea (deja de respirar). Es muy importante seguir todas las recomendaciones de su especialista durante y después del embarazo, ya que esto puede prevenir muchas complicaciones futuras en el bebé.

    En Hospitales Angeles 
    queremos un México lleno de vida.


    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO