PROCEDIMIENTOS
Fiebre reumática

Es una reacción inflamatoria a una infección que puede provocar daños importantes en diversos tejidos del cuerpo, como las articulaciones, el corazón, la piel o incluso el cerebro. Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, es más frecuente entre los 5 y los 15 años.

Causas

La fiebre reumática suele presentarse como una complicación de una infección por estreptococos del grupo A en las vías respiratorias superiores. Por alguna razón, (probablemente una reacción autoinmune) el sistema inmunológico de la persona, al combatir la infección, daña ciertos tejidos, siendo el cardíaco uno de los más afectados.
Algunos factores pueden incrementar el riesgo de padecer fiebre reumática:

  • Infecciones recurrentes de la garganta por estreptococo
  • Nutrición deficiente
  • Factores hereditarios
  • Hacinamiento o higiene inadecuada

Síntomas
La fiebre reumática suele presentarse de una a 6 semanas después de que la persona padeció una infección en la garganta (faringitis o faringoamigdalitis). Los síntomas pueden variar de una persona a otra y en ocasiones pueden confundirse con los de alguna otra enfermedad reumática, por lo que es importante acudir al médico lo más pronto posible.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Fiebre
  • Inflamación, sensibilidad, enrojecimiento y/o dolor de las articulaciones, especialmente las rodillas, los tobillos, los codos o las muñecas.
  • Nódulos sobre las articulaciones.
  • Erupciones en la piel, especialmente sobre el pecho, la espalda y el abdomen.
  • Latido cardiaco irregular.
  • Debilidad general.
  • Dificultad para respirar
  • Movimientos involuntarios de brazos, piernas o músculos faciales.

Tratamiento
El médico determinará el tratamiento de acuerdo al estado general del paciente y de la severidad de la fiebre reumática. Generalmente los médicos recomiendan un tratamiento con antibióticos para eliminar cualquier bacteria del tipo estreptococo grupo A y evitar su recurrencia. En ocasiones también se recetan antinflamatorios y analgésicos para reducir la inflamación y el dolor en las articulaciones afectadas.
Se recomienda reposo (2 semanas como mínimo) para evitar la tensión en las articulaciones inflamadas que deberá ser total y más prolongado en caso de que exista inflamación cardíaca.

Complicaciones
La fiebre reumática puede provocar lesiones en las válvulas del corazón que generalmente son diagnosticadas años después por los síntomas que provocan o mediante un examen médico de rutina. Para confirmar el diagnóstico el médico puede solicitar algunos estudios, entre ellos, una ecocardiografía, que consiste en un ultrasonido que permite visualizar el corazón y las válvulas cardiacas, así como su funcionamiento.

En casos severos puede provocar deformación en las articulaciones afectadas. Si afectó algún tejido cerebral, el paciente puede quedar con secuelas cerebrales, aunque son poco frecuentes.
Las personas que han presentado fiebre reumática son extremadamente susceptibles a una recurrencia si contraen nuevamente una infección por estreptococo del grupo A. Por esta razón se recomienda a quienes han padecido fiebre reumática tomar antibióticos por vía oral o inyecciones mensuales (hasta que cumplan 18 años) o por lo menos durante los 5 años posteriores al padecimiento, para prevenir una nueva infección.
Si un paciente sufrió daños en el tejido cardíaco, el médico puede recomendar seguir un tratamiento a largo plazo a base de antibióticos. Antes de someterse a un procedimiento dental o quirúrgico deberá consultar al médico ya que puede requerir de un tratamiento adicional.

Prevención
Para prevenir la fiebre reumática es necesario diagnosticar cualquier infección por estreptococo a tiempo (por medio de un cultivo faríngeo) y seguir el tratamiento adecuado indicado por su médico.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO