PROCEDIMIENTOS
Diabetes: cómo medir sus niveles de glucosa

Hay dos clases de pruebas que le permiten vigilar su diabetes en casa. La prueba de glucosa en sangre le indica lo alto o bajo que esta el nivel de la glucosa. La prueba de cetonas en la orina le informa si los niveles altos de glucosa están causando que su cuerpo produzca cetonas tóxicas.

¿Por qué medirse los niveles de glucosa?

La meta del tratamiento de la diabetes es mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cerca posible de lo normal.

La glucosa es un azúcar que utilizan la células para obtener energía. Los niveles muy bajos pueden hacer que se siente muy mal, o hasta que se desmaye. Los niveles demasiado altos también producir enfermedades. A largo plazo pueden dañar los ojos, los riñones, los nervios o los vasos sanguíneos .

Al hacerse las pruebas en su casa, puede saber cómo se encuentra. Así, uno puede tomar medidas para compensar los niveles altos o bajos de glucosa. Si se inyecta insulina, su médico le puede enseñas cómo utilizar los niveles de glucosa para ajustar con precisión la dosis, y cuándo se las debe administrar.

Las pruebas en casa le ayudan en el control de su diabetes, le permiten vivir la vida lo más saludable posible.

Niveles normales de glucosa.

Para la mayoría de las personas, la meta de tratamiento de la diabetes es mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cerca posible a lo normal. Esto significa niveles de glucosa en la sangre en ayunas de 80 a 120 mg/dl, y 180 mg/dl o menos después de una comida.

Sin embargo, usted y su médico pueden establecer otras metas.

En cualquier caso, los niveles de glucosa inferiores a 70 mg/dL, son demasiado bajos. Cuando su nivel de glucosa baja tanto, lo pone en riesgo de una hipoglucemia (nivel anormalmente bajo de glucosa en la sangre). Por otra parte, los niveles de glucosa superiores a 250 mg/dL, también son dañinos.

Es importante notar que todos estos niveles de glucosa sse miden en la sangre, aunque algunas personas se miden la glucosa en la orina. Las pruebas como las de la sangre. Por ello, no se recomienda hacer las pruebas en orina.

¿Quién se debe medir?

Todas las personas que padecen de diabetes deben medir la glucosa en su sangre. La frecuencia de las pruebas depende de muchos factores: Su médico le ayudará a decidir con qué frecuencia las debe hacer. En general, las personas que necesitan hacerse las pruebas con más frecuencia son las que:

Utilizan insulina, o están embarazadas, o están enfermas, o tienen dificultad para mantener controlados sus niveles de glucosa, o No tienen síntomas cuando sus niveles de glucosa están bajos.

Los mejores momentos para hacer las pruebas son inmediatamente antes de tomas alimentos, una o dos horas después de tomarlos, antes de acostarse y a la 2 o 3 de la mañana. Su médico no pretenderá que se haga pruebas ¡ocho al día! Pero usted y su médico deberás escoger de esta lista las horas para sus pruebas. En días diferentes, escoja horas diferentes. Después de un tiempo tendrá un cuadro completo de cómo sus niveles de glucosa cambian con los alimentos y las horas del día.

A veces, si se inyecta insulina o toma hipoglucemiantes para la diabetes, requerirá más pruebas que pueden ser:

  • Antes de manejar un vehículo
  • Antes, durante y después del ejercicio
  • Cuando crea que la puede estar bajando el nivel de glucosa
  • Cuando empiece a tomar un medicamento nuevo, que pueda afectar el nivel de glucosa.
  • Cuando este enfermo.

El medidor

El aparato que utilizará para medir sus niveles de glucosa en la sangre se llama medidior de glucosa. Se pincha el dedo con la lanceta )una aguja especial), y deja que caiga una gota de sangre en una tina llamada "tira reactiva". El medidor determina cuánta glucosa hay en la sangre, y la cantidad aparece en una pantalla.

También se pueden utilizar tiras reactivas que una puede leer sin el aparato, ya que las tiras cambian de color. Se compara esta color con los que aparecen en una escala cromática para conocer el nivel de glucosa. Este método no es muy exacto, pero puede servir mientras decide comprarse un medidor , o si no lo puede comprar.

Antes de comprar un medidor, hable con su médico. Su médico puede preferir que use un determinado medidor. Su médico podrá tener medidores en el consultorio. Así, usted puede decidir cuáles son los más fáciles de usar.

Los medidores son confiables, aunque puedan fallar. Esto sucede cuando:

  • El medidor esté sucio
  • No se aplique la gota de sangre correctamente
  • Las tiras reactivas estén caducadas
  • El medidor no esté calibrado
  • Que debido al clima, el medidor esté muy caliente o muy frío.

El médico debe enseñarle cómo utilizar y cuidar el medidor. También debe estar dispuesto a verificar su destreza de vez en cuando. Así puede estar seguro de que lo está haciendo correctamente.

Medición fácil de glucosa.

A continuación le damos algunas sugerencias para obtener una lectura confiable y precisa.

  • Dispare la lanceta sobre los lados de la yema del dedo.
  • No use el mismo dedo todos los días, procure que cada dedo sea pinchado al menos una vez a la semana, o quizá con menos frecuencia. Previamente lávese las manos con agua tibia para incrementar el flujo sanguíneo.
  • Antes de pincharse el dedo con la lanceta, "ordéñelo" y ponga su brazo, mano y dedo hacia abajo para que la punta del dedo se llene de sangre.
  • No se apriete el dedo después del pinchazo. La sangre debe fluir sola.
  • Pincharse lo menos profundamente que pueda para obtener sólo la cantidad de sangre que necesita.
  • Escoja la lanceta más puntiaguda que haya. Al igual que con las agujas para inyecciones, los números más altos de calibre representan las puntas más delgadas.

Nunca se pinche en los dedos de los pies, ya que hasta la más pequeña herida en un pie se puede convertir en un problema grave para una persona con diabetes.

Prueba para cetonas

Cuando el nivel de glucosa en la sangre está alto, significa que la glucosa no está entrando en las células como debería. Las células necesitan energía, para obtenerla el hígado desintegra las grasas, generando cetonas, las cuales son dañinas para las personas.

En las farmacias pueden comprar tiras reactivas para hacer pruebas de cetonas en la orina. Siga las instrucciones cuidadosamente. El cambio de color en la tira indica si hay cetonas en la orina.

Si usted tiene sólo cantidades muy pequeñas de cetonas, beba un vaso de agua cada hora, y hágase la prueba de nuevo. Pero si tiene cantidades de moderadas a grandes, acuda al médico de inmediato.

Pregunte al médico cuándo debe realizar la prueba de cetonas. Generalmente es bueno hacerlas:

  • Cuando el nivel de glucosa en la sangre es de 240 mg/dL o mayor
  • Cuando está enfermo
  • Cuando presenta mucha sed o la boca está reseca
  • Cuando el aliento huele a frutas o un olor extraño
  • Cuando está embarazada.

Mantener registros

No importa qué clases de preguntas se haga, debe registrarlas por escrito. Quizá su médico le proporcione una bitácora para llenar sus registros, si no es así cualquier cuaderno servirá.

Siempre apunte la fecha, la hora y las dosis de los medicamentos tomados. También anote otros eventos de interés como si comió fuera de casa, realizó ejercicio, estuvo bajo estrés o tuvo cambios de humor elevados.

Si mantiene buenos registros, después de un tiempo podrá observar algunos patrones. Tal vez su nivel de glucosa baja o sube a cierta hora, o después de algún evento. Su médico puede utilizar estos patrones para ajustar su régimen de tratamiento de una forma que le resulte más conveniente.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO