Fecundación IN VITRO (IVF)

Ninguna pareja está preparada para enfrentar la incapacidad de concebir, pues generalmente asumen que el embarazo sucederá inmediatamente después de suspender el control de la natalidad. En la mayoría de los casos esto sucede, sin embargo, entre un 10 y un 15 % se enfrenta al problema de la infertilidad.

Para ayudar a estas parejas actualmente existen tratamientos especializados, conocidos como: Técnicas de Reproducción Asistida (ART), que ofrecen una esperanza a las parejas que no pueden embarazarse a través de otros medios. Estos procedimientos ofrecen casi la misma posibilidad de concepción como las de una pareja fértil.

Cada una de las técnicas, tiene beneficios y limitaciones que deben ser valoradas tanto por el médico, como por la pareja. Una de estas técnicas es:

La fecundación IN VITRO (IVF):

En un principio la IVF se desarrolló para tratar la infertilidad causada por el bloqueo o daño en las trompas de falopio, sin embargo, actualmente se utiliza para tratar una gran variedad de problemas de infertilidad. La IVF incluye la recolección de óvulos y espermatozoides de una pareja y su colocación en una placa de cultivo de laboratorio para fecundarlos fuera del cuerpo, o in vitro. Los óvulos fecundados son colocados, posteriormente, en el útero o matriz de la mujer para su implantación y desarrollo, como en un embarazo normal.

Este procedimiento está dividido en cuatro etapas:

Etapa 1: Estimulación y monitoreo ovárico

En esta etapa, el médico aumenta las oportunidades para obtener una fecundación exitosa con cada intento de IVF. La estimulación ovárica, consiste en producir múltiples folículos maduros (sacos llenos de líquido en donde crecen los óvulos), para aumentar las posibilidades de embarazo.

Existen varios medicamentos hormonales, tanto para estimular la producción de folículos, como para controlar el límite de ovulación para la recuperación de óvulos.

El monitoreo de la estimulación ovárica, se realiza mediante los siguientes métodos:

  • Ultrasonido, con el que se pueden obtener imágenes reales de los ovarios y monitorear en forma regular el crecimiento folicular en el ovario.
  • Niveles de estrógeno en la sangre, ya que los folículos en desarrollo segregan grandes cantidades de hormonas llamadas estrógenos.

Etapa 2: Recuperación del ?vulo

En esta etapa, una vez administrado el medicamento, el médico tratará de recuperar la mayor cantidad de óvulos maduros. Aunque no todos los óvulos recuperados serán utilizados en el ciclo actual de la IVF.

La recuperación de los óvulos se puede realizar a través de dos procedimientos:

  • Laparoscopia: Es un procedimiento quirúrgico, que requiere de un laparoscopio (tubo pequeño con una mini cámara), a través del cual el médico puede observar las estructuras pélvicas, en particular los ovarios y las trompas de falopio. Posteriormente, el médico introduce un sistema de aspiración, con el que recupera los óvulos maduros de los folículos.
  • Aspiración guiada por ultrasonido: En este caso, la imagen que proporciona este procedimiento, permite una aspiración exacta del óvulo, ya que el médico puede guiar una aguja dentro de cada folículo y extraer el óvulo.

Después, los óvulos son transferidos a un contenedor estéril para la fertilización.

Etapa 3: Fertilización

Antes de que los óvulos sean recuperados, será necesario recolectar una muestra de espermatozoides y procesarlos a través de diversas técnicas de laboratorio, con el objetivo de obtener los espermatozoides más fuertes y activos de la eyaculación. Este proceso también es conocido como lavado de espermatozoides.

Una vez que los óvulos maduros fueron recuperados; los espermatozoides y los óvulos se colocan juntos en un recipiente, para incubarlos en el laboratorio, con una temperatura idéntica a la del cuerpo de la mujer. Después de 48 horas, aproximadamente, si los óvulos fueron fecundados con éxito y están creciendo en forma normal, se trasferirán al útero. Este proceso también se conoce como, transferencia de embriones.

Etapa 4: Transferencia de embriones

Este procedimiento puede realizarse sin anestesia, ya que no es un procedimiento complicado. Los embriones se colocan en un catéter y se introducen dentro del útero. Los embriones que no se utilicen pueden ser congelados (criopreservados) o almacenados para su uso futuro.

La criopreservación puede mantener a los embriones sin cambios durante largos periodos. Cerca de dos tercios de los embriones sobrevivirán al proceso de congelación y descongelación. Esto puede amentar las posibilidades de embarazo, ya que la siguiente trasferencia puede realizarse durante un ciclo ovulatorio normal. Además, el costo puede disminuir considerablemente, ya que las primeras etapas no serían necesarias.

Actualmente existen un sin número de causas que pueden provocar la infertilidad. Afortunadamente, el número de procedimientos que la combaten también va en aumento, la Fecundación IN VITRO es sólo una de las Técnicas de Reproducción Asistida. El Hospital Angeles Pedregal cuenta con especialistas muy destacados en esta área, que le explicarán estas opciones a los futuros padres para que puedan tomar la mejor decisión al momento de querer formar una familia.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO