Abdominoplastia: un procedimiento que puede mejorar tu abdomen después del embarazo

Muchas personas buscan constantemente alternativas para verse y sentirse mejor. En la actualidad, gracias a la cirugía plástica existen amplias posibilidades de mejorar la apariencia física, una de ellas es la abdominoplastia.

Sobre el tema, el Dr. Manuel García Velasco, especialista en cirugía plástica del Hospital Angeles Lomas, explica que se trata de un procedimiento con el que se puede corregir la flacidez de la piel del abdomen y los problemas de musculatura del vientre que suelen presentarse después de un embarazo o de un proceso de adelgazamiento.

¿Quiénes son los candidatos?
Principalmente las mujeres que luego de un embarazo presenten estrías y flacidez en el vientre. Se puede aplicar también para los casos en los que ha habido una pérdida de peso importante después de algún tratamiento o procedimiento, por ejemplo, si el paciente tiene una banda gástrica.

¿En qué consiste el procedimiento?
Después de comprobar el buen estado de salud del paciente, mediante estudios preoperatorios, inicia el proceso de quitar un abanico de piel entre el pubis y el ombligo; posteriormente se estira la piel de la parte superior del abdomen y se reconstruye el ombligo.

Los músculos rectos del abdomen se unen formando una especie de corsé interno, con lo que el vientre queda mucho más firme. En ocasiones se realiza al mismo tiempo una liposucción, que permite quitar los depósitos de grasa en la cadera y en la cintura, lo cual ayuda a mejorar el contorno del vientre.

¿Cómo es el proceso de recuperación?
El paciente permanece hospitalizado una o dos noches; la recuperación es un proceso gradual. El paciente debe utilizar una faja e ir realizando ciertas actividades paulatinamente. Puede empezar a caminar y efectuar algunos ejercicios ligeros para que la musculatura del abdomen retome fuerza.

¿Pueden presentarse complicaciones?
Se pueden presentar las mismas de cualquier otra cirugía en que se administre anestésicos, así como alguna infección o la formación de coágulos, aunque afortunadamente son pocos los casos.

En cuanto a complicaciones inherentes al procedimiento, uno de los principales problemas que pueden presentarse es durante la cicatrización, ya que puede abrirse algún punto y sangrar. Por fortuna, estos casos son mínimos, el porcentaje es menor al 5%.

¿Quiénes recurren con mayor frecuencia a este procedimiento?
Las mujeres de entre 30 y 45 años, que después de haber tenido bebés quedan con el abdomen flácido. Cabe destacar que los resultados de la abdominoplastia son muy buenos a largo plazo. Si la paciente no engorda, el aspecto del abdomen puede mejorar con el tiempo. Por supuesto, es necesario realizar ejercicio y cuidar la dieta para no subir de peso. Asimismo es importante destacar que la abdominoplastia debe realizarla un cirujano plástico.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO