Resultados de Laboratorio

 

Los problemas que puede ocasionar un viaje aéreo


Un viaje en avión conlleva diversos problemas que generalmente no se toman en consideración: desde el cambio en la presión del aire, disminución en la cantidad de oxígeno, turbulencias, alteraciones en el ritmo cardíaco, hasta estrés psicológico o físico.

Esto podría provocar o empeorar algunas enfermedades, según el problema que se presente, como:

  • Neumotórax
  • Lesiones pulmonares causadas por tuberculosis
  • Enfermedades contagiosas (podrían contagiar o ser contagiados)
  • Cirugías muy recientes (periodo de 15 a 30 días postoperatorios)
  • Convulsiones
  • Vértigo

    Cambios en la presión del aire

    Actualmente, la presión de aire que mantienen los aviones dentro de la cabina, equivale a la presión atmosférica (entre 1500 y 2400 metros de altura). Esto ocasiona que el aire que se encuentra en las cavidades del cuerpo, como en los pulmones, oído interno, senos (paranasales) y tracto intestinal, se expandan un 25 por ciento aproximadamente.

    Generalmente, durante los viajes en avión se produce una sensación de presión dentro de los oídos; esto se corrige cuando la presión dentro y fuera del oído se igualan. Los resfriados o alergias y las infecciones repetidas, pueden generar secreciones, hinchazón y/o cicatrices que bloquea el paso del aire (bloquea las trompas de Eustaquio). Lo que puede provocar que el aire se quede atrapado en el oído medio, lo que produce presión (barotitis media) y dolor. Además, el aire podría quedarse atrapado en los senos paranasales (barosinusitis) y ocasionar dolor de cabeza.

    Este tipo de molestias, se pueden aliviar al tragar saliva, bostezar durante el descenso del avión o ingerir descongestivos (antes o durante el vuelo).

    Es recomendable que los niños mastiquen chicle, chupen un dulce o beban algo durante el ascenso y descenso de vuelo, ya que son muy susceptibles a este malestar.

    También, los cambios de presión pueden agravar algunos trastornos de la salud, como:

    • Enfisema
    • Obstrucción en las trompas de Eustaquio
    • Sinusitis crónica
    • Dolores crónicos abdominales causados por gas

    Aunque estas alteraciones generalmente son mínimas; si el avión pierde accidentalmente más presión, podría ocasionar serios problemas en el paciente.

    Disminución del oxígeno

    Los cambios de presión también afectan los valores de oxígeno, por lo que una baja de presión en el aire los disminuye. Esto puede ocasionar problemas en pacientes que sufren de enfermedades pulmonares ???graves???, como:

    • Enfisema
    • Fibrosis Quística
    • Insuficiencia cardíaca
    • Anemia
    • Angina grave
    • Drepanocitosis (anemia de las células falciformes, esta enfermedad reduce la vida de los glóbulos rojos)
    • Ciertas enfermedades congénitas

    Afortunadamente, estas personas pueden volar si se les suministra oxígeno durante el viaje.

    Consulte con su médico la necesidad del oxígeno y en caso de que sea indispensable, pregunte en las aerolíneas el procedimiento para poder contar con este servicio durante el vuelo.

    Turbulencias

    Las turbulencias pueden provocar mareos o en casos raros, lesiones. Para evitar los mareos, el médico puede recetar algunos medicamentos que los previenen. Por otra parte, para evitar las lesiones, se deben mantener los cinturones abrochados durante el vuelo.

    Cambios de horarios

    Viajar a un país con diferentes husos horarios puede provocar estrés físico y psicológico, también conocido como desfase de horario o jet lag. Esto puede disminuir, si se cambian gradualmente los patrones de comida y sueño días antes de viajar.
    En caso de que sea una paciente que debe de tomar medicamentos regularmente, es recomendable que se establezca un nuevo programa de alimentación y medicamentos, junto con su médico.

    Estrés psicológico

    Este se puede producir en personas que tiene miedo a volar o sufren de claustrofobia. El médico podría recetarle algún tranquilizante que reduzca la angustia, antes y durante el vuelo.

    Recomendaciones

    • Si el viaje en avión es demasiado largo, camine un poco en los pasillos de éste y estire las piernas, ya que cualquier persona que permanezca sentada en un mismo sitio durante mucho tiempo, corre el riesgo de que se forme coágulos de sangre en las piernas (trombosis)
    • Beba líquidos y evite ingerir alcohol durante el viaje, ya que podría sufrir de deshidratación, por la escasez de humedad.
    • En caso de que utilice lentes de contacto, es recomendable que lleve una solución que le permita humedecer sus ojos durante el viaje.
    • Procure llevar sus medicinas en la bolsa de mano, aunque no las consuma durante el viaje, ya que en caso de que se extravíe su equipaje, usted conservará sus medicamentos.
    • Consulte en la aerolínea si pueden hacer una dieta especial en caso de que la necesite, o si usted debe de llevarla.
    • No es recomendable que viaje una mujer embarazada después del octavo mes.
    • En caso de que sea un embarazo de alto riesgo, consulte con su médico si puede viajar y en qué condiciones.
    • No viaje con bebés menores de 7 días de nacidos. Consulte antes con su pediatra.
    • Consulte con su médico las condiciones para poder viajar en caso de que sufra de alguna de las enfermedades que se mencionaron anteriormente.


    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO